La caricatura está en todos lados y debe adaptarse a los nuevos lenguajes: Helguera

La caricatura está en todos lados y debe adaptarse a los nuevos lenguajes: Helguera

La Jornada

Guadalajara, Jal.- La caricatura es un género aparte que juega con otros géneros. Está en todos lados. Es un género gráfico, pero no forma parte de las artes plásticas y no lo enseñan en ninguna escuela de artes plásticas; es periodístico, pero tampoco lo enseñan en las escuelas de periodismo. Es hasta un poquito teatral, porque creo que un cartón es un escenario de teatro o cuando menos como la ventanilla de un teatro guiñol, explica Antonio Helguera.

Este sábado, el caricaturista de La Jornada recibirá el homenaje La Catrina, que desde 2002 se entrega en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, encuentro que llega a la edición 31.

“La caricatura –prosigue Helguera– y cuantimás la historieta, tiene raíces en múltiples disciplinas y en muchas cosas, pero al final es un género; tiene sus propios lenguajes, se adapta y por eso también es muy generosa. Apareció y vive dentro de los medios impresos, pero se puede adaptar a nuevas tecnologías, se puede convertir en animación, gif., en muchas cosas”, detalla en entrevista con La Jornada.

Helguera se suma a la lista de homenajeados con La Catrina, entre los que se encuentran Quino, Rius, Fontanarrosa, Naranjo, Sixto Valencia, Rafael Barajas El Fisgón, y sólo una mujer, Maitena.

Esta charla con Helguera se realizó unas horas antes de la inauguración de la muestra Antología del cinismo, en la Casa de la Cultura Jalisciense, y poco después de su participación en la mesa Tan humano como la caricatura, al lado de El Fisgón, Darío Castillejos y Manuel Falcón.

Ser críticos con nuevos recursos

Ahora el reto de los caricaturistas, prosigue Helguera, “es adaptarnos a las nuevas plataformas e innovadores lenguajes. Básicamente debemos seguir diciendo lo mismo, pero usando nuevos recursos. El ejemplo está en lo que hacemos en el portal de La Jornada, en la sección Los moneros animados, que quizá no son animaciones técnicamente muy depuradas, elaboradas, pero eso no importa, finalmente lo relevante es entrar en ese lenguaje, adaptarlo y dominarlo. A mí me divierte. Personalmente me hace falta meterme al terreno de la novela gráfica y eso es lo que deseo hacer”.

–También vienen las elecciones, y El Fisgón habló un poco al respecto en la mesa anterior, y acerca de la necesidad de estar atentos, ser críticos, estar informados, la guerra sucia que se viene y el papel de las redes sociales.

–Es que no concibo la caricatura como un ente aislado. La caricatura es parte de un trabajo colectivo, en este caso es parte de La Jornada, por ejemplo, lo que se viene para nosotros como prensa crítica es señalar todo esto. Denunciar la guerra sucia, exhibirla, mostrar la doble moral, porque es una guerra sucia basada en la ilegalidad, van a pretender hacer acusaciones de toda índole. Lo veo como un trabajo que tiene enfrente la prensa crítica, que además vive momentos complicados, ya vimos lo que le pasó a nuestros corresponsales (Miroslava Breach y Javier Valdez).

“El tema de Internet y las redes sociales ha puesto en crisis al periodismo tradicional, pero no puede desaparecer ni se puede decir que esté siendo sustituido por ellas, porque no hay nada que lo esté remplazando.

“El grave problema de las redes y de Internet es que están plagadas de noticias falsas y de personas que no son profesionales de la información y eso genera una desinformación gigantesca o, en el mejor de los casos, muy superficial, que no sirve.

“La caricatura, finalmente, es un editorial gráfico, y no se puede decir que está siendo sustituido por los memes, los que no son otra cosa que el humor popular convertido en una imagen con una app, pero no es un cartón editorial.

“Como caricaturistas, y en general los medios, tenemos un desafío porque no puede ser que prevalezca la desinformación, este tema de las fake news, por encima del trabajo de los profesionales.

Confío que en un momento dado impere la racionalidad y desaparezcan esas cosas o que prevalezcan los medios hechos por profesionales de la información. Y lo mismo con la caricatura, es decir, nos podemos adaptar a las nuevas tecnologías, hacer cosas para adaptarnos a las plataformas tecnológicas, pero lo que no podemos hacer es renunciar a seguir haciendo nuestro trabajo y que siga siendo un quehacer crítico y documentado.

El Homenaje de Caricatura La Catrina, en la FIL de Guadalajara, será este sábado a las 13 horas en el auditorio Juan Rulfo.