Tener sexo puede distorsionar el resultado de una prueba antidopaje: Rusia

Tener sexo puede distorsionar el resultado de una prueba antidopaje: Rusia

Mundo Deportivo

Rusia se sigue defendiendo de las acusaciones de dopaje organizado en el deporte de este país. Según informa AP, el primer ministro ruso encargado de Deportes, Vitaly Mutko, ha asegurado que las relaciones íntimas de los atletas pueden distorsionar los resultados de sus pruebas en los controles antidopaje. Es decir, los deportistas que tienen relaciones antes de dichos controles pueden ver modificados los resultados. En el caso de las mujeres, se mantiene un “ADN masculino” después de la práctica del sexo.

“Si usted tiene sexo cinco días antes de un control antidopaje, pueden encontrar ADN masculino en ti”, ha dicho Vitaly Mutko, tal como recoge la web de información de Rusia Deporte-Express. Estas declaraciones se producen después de la publicación del informe final del abogado canadiense Richard McLaren sobre el dopaje organizado en Rusia, que pone de relieve un programa de dopaje institucionalizado entre 2011 y 2015 que benefició a más de 1.000 atletas rusos.

El informe cita, entre otros, el caso de dos jugadoras de hockey sobre hielo que proporcionaron durante una prueba de dopaje dos muestras que contienen ADN masculino, lo que es “fisiológicamente imposible” y que sugiere que fueron falsificados. Pero estos controles de dopaje también pueden verse afectados si el atleta ha “besado a una chica que tomó drogas”, explicó el Sr. Mutko el jueves por la noche. “Los atletas extranjeros son rehabilitados por esta causa, mientras que los rusos, son castigados”, lamentaba el Primer Ministro.

En 2009, el tenista francés Richard Gasquet dio positivo por cocaína y se declaró inocente, alegando que se besó en un club nocturno con una mujer joven que había tomado la droga sin él saberlo. Gasquet fue exonerado de toda culpa por el Tribunal de Arbitraje del Deporte. Más recientemente, en octubre, al canadiense Shawn Barber, campeón del mundo en salto con pértiga en 2015, se le permitió participar en los Juegos Olímpicos de Río, un mes después de dar positivo por cocaína. Desde Rusia, apelan al agravio comparativo en estos casos.