Supuestos empleados de EPN chocan carro valuado en 26 millones de pesos

Supuestos empleados de EPN chocan carro valuado en 26 millones de pesos

imageimage

Anonymous Hispano

Nuevo Laredo.- Dos sujetos que se identificaron como empleados de la presidencia del régimen circulaban en Nuevo Laredo, Tamaulipas, a bordo de un automóvil el pasado jueves, cuando, por ir a exceso de velocidad, volcaron y quedaron a un lado del camino. El automóvil quedó destrozado. Hasta ahí nada sospechoso. ¿Cuál es el problema, entonces? El auto que conducían tenía un valor de más de 26 millones de pesos (más impuestos), solo existen 50 unidades en todo el mundo y está hecho a mano.

Los hechos ocurrieron el pasado jueves, cerca de las 10:30 de la mañana, cuando Leonardo Padilla Santamaría (41) y Juan Pablo Ocampo (n/a) viajaban por la carretera a Monterrey, procedentes de Laredo, Texas. Conducían un costoso vehículo Koenigsegg CCX, automóvil de lujo con un costo de 1 millón 350 mil dólares y placa 2596-XB de la SCT. Según reportó Hoy Tamaulipas, a la altura del kilómetro 13, los sujetos volcaron por el exceso de velocidad y quedaron en medio de fierros retorcidos en el camellón, sobreviviendo de milagro. El carro fue declarado pérdida total. Padilla aseguró que lo iban siguiendo “dos vehículos blancos”. Luego afirmó que “le di más rápido y una pick-up roja no me dejaba pasar y el pavimento estaba muy liso y perdí el control y me subí al camellón”, de acuerdo con Líder Web.
Cuando llegaron los paramédicos y la policía, los sujetos se identificaron como “personal” de la presidencia del régimen, en el área de estado mayor, y presumieron tener “línea directa” con el usurpador Enrique Peña Nieto. Los sujetos iban a ser trasladados al costoso hospital Mexicoamericano, pero tras un par de llamadas, la ambulancia recibió escolta de la policía federal y fue llevada al aeropuerto, lugar en el que ya los esperaba un vuelo privado con dirección a Toluca, Estado de México.

Las autoridades de Nuevo Laredo pidieron al régimen explicar si estas personas efectivamente son sus empleados y qué hacían conduciendo el excesivamente lujoso vehículo, pero hasta el momento no han recibido respuesta.

Según Proceso, la lujosa unidad se fabrica a mano en Suecia y solo existen 50 unidades en todo el mundo. Un comprador anónimo adquirió el vehículo a la empresa texana Crave Luxury Auto, por intermedio de la Agencia Mulsanne de México, ubicada en Juan Salvador Agraz 97, en Santa Fe, Ciudad de México y especializada en automóviles de lujo. Recién ese día había cruzado la frontera, y supuestamente se dirigía a San Pedro, en Monterrey, con fines desconocidos.