Soso encierro de De la Mora en la 1a corrida de feria, Héctor Gutiérrez triunfó al cortar el único apéndice en San Marcos 2022

Soso encierro de De la Mora en la 1a corrida de feria, Héctor Gutiérrez triunfó al cortar el único apéndice en San Marcos 2022

Ricardo Flores/Especial para El Clarinete

Aguascalientes, Ags.- Infumable encierro de De la Mora hicieron ver un pobre espectáculo en la arena de la Plaza de Toros Monumental a los cerca de 4 mil aficionados que se animaron a estar presentes en la primera corrida de feria tras dos años de ausencia por la pandemia en San Marcos.

Miguel Angel Perera espada hispano tuvo silencio y breves palma en sus dos toros Sultán de 511 kilos y Magno de 542, respectivamente.

El torero de la dinastía de los Armilla, Fermin Espinosa “armillita IV” tampoco tuvo suerte con los bichos en su primero Eterna Yamamoto de 514 kilos los picadores abusaron y el diestro no le buscó mucho a un toro que se quedaba a medias en sus embestidas y lanzaba derrotes

En su segundo Manolo Querido 510 le sacó algunos pases, sobre todo naturales y derechazos sin embargo al igual que con el primero falló con el acero. (tiene mucho por mejorar en la suerte suprema).

Finalmente el también torero de la tierra, Héctor Gutiérrez se notó más voluntarioso y tuvo palmas con Algo de Ti de 488 quien le arrancó dos buenas tandas de pases por alto con los pies clavados en la arena, sin embargo una estocada desprendida le quitó la oreja.

Para su segundo, Titán logró cuajar una faena decente pero con mucho valor y sentimiento lo que le valió ganar el único trofeo de la tarde, aunque hubo división de opiniones.

Por su parte, el español Miguel Angel Perera regaló un burel de reserva de nombre Caudillo de 520 kilos que sin embargo se rompió el pitón derecho y fue devuelto a corrales cuando por reglamento debió haber sido muerto en el ruedo, pese a que el diestro europeo lo solicitó al a afición y hubo confusión y pitos desde los tendidos.

Armillita IV también regaló un toro mas sin embargo no tuvo suerte y se fue con las manos vacías.

*Fotos Ricardo Flores