Legionarios de Cristo consentidos del PRI y PAN en Aguascalientes

Legionarios de Cristo consentidos del PRI y PAN en Aguascalientes

Gilberto Valadez

Aguascalientes, Ags.- La mañana del 10 de julio de 2006, en la zona oriente de la ciudad de Aguascalientes, se colocaba la primera piedra para la puesta en marcha del Colegio Mano Amiga; academia vinculada a la poderosa organización religiosa de los Legionario de Cristo.

El acto fue encabezado por el entonces obispo de la diócesis local, Ramón Godínez Flores, además del sacerdote Neil McNeill, superior de los Legionarios de Cristo en Aguascalientes, quienes destacaban la apertura de este espacio educativo en una de las áreas de menores ingresos económicos para la capital del estado. Durante la ceremonia de la primera piedra, incluso se enterró una capsula del tiempo, con referencias o periódicos impresos de esa época.

Como invitados especiales figuraron además Jorge Suárez Barba, director del Instituto de Educación del entonces gobierno panista de Aguascalientes, además del alcalde de la capital Martín Orozco Sandoval, a quienes se les fotografiaron mientras usaban palas metálicas en la colocación de la primera piedra.

La presencia de los funcionarios públicos fue destacada por el obispo Godínez, quien en su mensaje resaltó la apertura del colegio “gracias al generosísimo apoyo de la presidencia municipal, y su Cabildo. Así como del gobierno del estado”.

Sobra mencionar que en aquella época, los Legionarios de Cristo ya se encontraban en fuertes controversias por los excesos cometidos por su fundador y líder moral el sacerdote Marcial Maciel, acusado de corrupción; pero principalmente de haber cometido abusos sexuales hacia menores de edad y por lo cual nunca fue procesado de forma legal.

El obispo Ramón Godínez era un abierto defensor de Maciel. El 23 de mayo de 2006, en una conferencia de medios, el jerarca católico de Aguascalientes salió al quite de la proliferación de denuncias al fundador de los Legionarios de Cristo. “(Maciel) está siendo atacado por diversos intereses que pretenden difamar su obra. Debemos rezar por el padre Maciel y que pueda continuar con su labor”.

Pese a que entonces ya se mencionaba que el Vaticano le pediría a Maciel que se retirase a una vida de oración y penitencia, quien fuera el sexto obispo de Aguascalientes minimizaría alegando que “nunca hubo un proceso en su contra ante la falta de pruebas y no se le prohibió continuar con su ministerio”

Las denuncias en contra de Maciel jamás fueron indagadas hasta la muerte del sacerdote en 2008. Sin embargo, la organización religiosa nunca escapó a la controversia y por el contrario irían incrementándose al grado que este 2020 empezó con una investigación por parte del gobierno federal hacia los Legionarios, quienes pese a todo se mantienen como unos consentidos por los diferentes gobiernos de Aguascalientes.

Cuotas millonarias

El caso más emblemático del respaldo de los gobiernos de Aguascalientes hacia la orden de Maciel se evidencia con la apertura del colegio Mano Amiga. Pese a las acusaciones en contra de Marcial Maciel, el colegio Mano Amiga fue inaugurado en septiembre de 2006 por el gobernador panista Luis Armando Reynoso Femat, en una ceremonia que tuvo la asistencia de René Lankenau, Presidente de la Fundación Altius, y el ya citado sacerdote Neil Mcneill.

Durante la ceremonia, Reynoso Femat no escatimó elogios hacia la organización de Maciel. “Nos da la seguridad de que podamos contar con ustedes para avanzar en la construcción de un Aguascalientes más fuerte y próspero; porque eso es lo que merecen nuestros hijos”, dijo el mandatario emanado del PAN.

Con el tiempo, se mostró que el apoyo oficial no se había limitado únicamente a facilitar los permisos hacia la escuela privada.

En su libro “El imperio financiero de los Legionarios de Cristo”, el periodista Raúl Olmo revelo que el colegio Mano Amiga de Aguascalientes también había sido beneficiado por medio de la entrega de una partida del erario.

“En Aguascalientes la escuela se edificó con recursos públicos y pese a ello, los directivos amagaron en 2012 con cerrar el plantel con el argumento de que no tenían dinero. Ese año, Mano Amiga de Aguascalientes recibió donativos por 9’381,000 pesos, aparte de las cuotas de los papás. Pero querían más”, resumió Olmos en su investigación publicada en 2015, que a la fecha no ha sido desmentida.

Las posteriores administraciones aguascalentenses han mantenido su acercamiento con instituciones educativas, cercanas a la legión.

Un caso reciente fue el del ex alcalde panista de Aguascalientes, Antonio Martín del Campo, quien el 26 de abril de 2014 anunció un convenio de colaboración con la Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID), para ofrecer becas hacia servidores públicos así como sus familiares dentro del plantel.

La UNID ha sido vinculada a la agrupación de Marcial Maciel, luego que la inauguración de nuevas instalaciones del plantel contaron con la presencia de Padres de la Congregación de los Legionarios de Cristo, según un comunicado de la propia institución académica fechado el 27 de enero de 2017.

Torneo bendecido por PRI y PAN

Dentro de las muchas inversiones de los Legionarios de Cristo destaca la competencia deportiva denominada Torneo de la Amistad, organizado por la Red de Colegios Semper Altius y de las Escuelas Mano Amiga, para sus colegios afiliados.

Esta competencia se ha celebrado en dos ocasiones en Aguascalientes, lo mismo teniendo el apoyo de gobiernos del PRI como del PAN.

La primera edición ocurrió en noviembre de 2012, bajo el apoyo del gobernador tricolor Carlos Lozano de la Torre. El anuncio fue hecho durante febrero de ese año, calculándose una derrama económica por 200 millones de pesos. El torneo sería inaugurado en el Estadio Victoria, dedicado al futbol profesional, con la asistencia del propio Carlos Lozano, sentado al lado del obispo local José María de la Torre. En su mensaje, el ejecutivo de Aguascalientes resumió: “Esto es lo que queremos para nuestro país. Diariamente nos impulsa la fuerza de la esperanza de nuestros corazones. Convertimos nuestras debilidades en fortalezas, para superar cualquier adversidad”.

Unas semanas después, el 5 de diciembre de 2012, Juan Carlos Ocejo, director del Instituto Cumbres en Aguascalientes, acudió al despacho de Lozano de la Torre para entregarle un reconocimiento por su apoyo al torneo. Sin embargo, nunca se aclaró la cantidad de recursos oficiales que el gobierno priista destinó al torneo.

Siete años después,  el Torneo de la Amistad volvió a Aguascalientes ahora con gobierno del PAN en el estado y en el municipio, quienes facilitaron desde respaldo en materia turística como de seguridad de la competencia realizada durante noviembre último. La ceremonia de apertura, otra vez en el Estadio Victoria, fue encabezada por Paul Lara, director territorial de la zona Norte de los Legionarios de Cristo.

Las autoridades locales justificaron el certamen, alegando que dejó una derrama económica por al menos de 400 millones de pesos. Aunque, como en el caso del anterior gobierno del PRI, persisten las dudas en cuanto a los costos públicos que pudieron ser erogados.

Ahora, los Legionarios ahora están siendo investigadores por la misma Secretaría de Hacienda. Falta ver si las indagaciones alcanzan los beneficios obtenidos en Aguascalientes.