La extensión del progreso

La extensión del progreso

Marisol Gámez

Aquel joven soñador miraba su pueblo con satisfacción, después de décadas de carencias sociales, finalmente, se extendía el progreso.

Concreto, vidrio, modernas vías de comunicación y comercio serían en breve, los nuevos ornatos de las calles y de las otras comunidades. Ningún lugar quedaba sin un poste y su farola, ni el campo llano ni el monte. La promesa de una vida mejor se hacía realidad y el alumbrado en los espacios públicos así lo evidenciaban. El joven soñador se sentía privilegiado, podía ver la cara de los otros, aún después del atardecer con aquella luz artificial. Pasados los días del éxtasis de la modernidad, quiso volver a sus reflexiones.

Miró al cielo buscando esa imagen que lo invitaba a preguntarse sobre el lugar del hombre en el universo, y lo que vio lo quebró por dentro. La concentración de luz artificial cegaba sus ojos de la negrura abismal de la que emerge la vía láctea, las estrellas y las nebulosas, el gran espectáculo primigenio había desaparecido.

― ¿¡Qué hemos hecho!? ―dijo.