Guía paso a paso para iniciar un negocio rentable

Guía paso a paso para iniciar un negocio rentable


Convertir una idea en un negocio rentable requiere tiempo y esfuerzo. Este artículo tiene el fin de ayudarte a iniciar tu empresa con el pie derecho.

Pasos fundamentales para la creación de una empresa

Comencemos analizando cuáles son los pasos necesarios para iniciar un negocio.

1. Dale forma a tu idea

Es muy probable que ya tengas una noción sobre el producto que deseas vender o el servicio que quieres ofrecer. Sin embargo, todavía te falta perfeccionar tu idea antes de materializarla.

Te resultará muy útil analizar lo que están haciendo otras empresas del sector. Así podrás mejorar los procesos o productos existentes o comercializar algo completamente nuevo. Así podrás diferenciarte de la competencia desde el principio.

2. Elabora un plan de negocios

A continuación, es momento de definir cómo llevarás a cabo tu idea de negocio. Antes de iniciar operaciones, deberás tener bien claro cuál será el propósito de tu empresa, a quienes les venderás, cómo solventarás tus gastos iniciales y cuáles serán tus objetivos a largo plazo.

Esta fase de planeación requiere investigar el mercado con cuidado y conocer a fondo el perfil ideal del cliente potencial, una figura conocida como buyerpersona. Y dependiendo del giro de tu empresa, tal vez tengas que llevar a cabo encuestas, investigar información pública, organizar grupos focales, entre otras medidas.

3. Revisa tus finanzas

Iniciar un negocio tiene un costo y de algún lugar tienen que salir los fondos. Así que hazte estas dos preguntas: ¿Dispongo de los medios para financiar el arranque de la empresa o tendré que solicitar un préstamo? ¿Tengo fondos para sobrevivir por un tiempo sin los ingresos periódicos que percibo actualmente?

Muchas empresas incipientes fracasan porque los emprendedores se quedan sin recursos antes de alcanzar la rentabilidad. Para que eso no te suceda, te sugerimos sobreestimar la cantidad de capital que necesitarás para comenzar a operar. De esta manera, estarás preparado para imprevistos. Al mismo tiempo, procura enfocar tus inversiones iniciales en aquellas cosas que son indispensables para conseguir tus objetivos comerciales.

4. Elige bien a los miembros del equipo inicial

Se espera que el personal que te acompañará en tu nueva aventura crea en tu idea. Pero eso no es todo lo que se requiere. Tu equipo de trabajo debe estar conformado por trabajadores capaces en el área en la que se desenvolverán.

Si un amigo o familiar tiene las aptitudes necesarias, qué bueno, puedes invitarlo a tu equipo. Pero no permitas que la amistad o los lazos de sangre te lleven a contratar a alguien incompetente. Eso solo truncaría tus esfuerzos por montar una empresa exitosa.

Cómo superar posibles obstáculos

Ahora veamos cuáles son las principales barreras que podrían desanimarte a emprender un negocio, y cómo evitar que te impidan seguir adelante.

No tienes dinero

No renuncies a tu empleo hasta que tengas los fondos necesarios para fundar tu negocio. Desde ahora puedes llevar a cabo los primeros dos pasos del apartado anterior (darle forma a tu idea y elaborar un plan de negocios), ya que hacerlo no implica ningún gasto. 

Avanzar en tu idea y plan de negocio, de hecho, te dará la motivación que requieres para reunir el dinero que te hace falta. Una vez que estés listo para invertir en tu empresa, sabrás exactamente cuáles son los pasos a seguir, y podrás usar tus recursos de forma inteligente.

Piensas que no podrás con tanto trabajo

Suelen pasar semanas o hasta meses entre el surgimiento de una idea y la puesta en marcha de la empresa. El empeño que pongas durante la etapa de planeación repercutirá directamente en la cantidad de tareas que deberás realizar una vez que inicies formalmente tus actividades comerciales.

Desde ahora, debes profundizar en lo que tus clientes realmente quieren y poner sus necesidades en primer lugar. Para lograrlo, necesitarás dedicar tiempo cada semana a partir de ahora. Ciertamente, emprender una nueva empresarequiere mucho esfuerzo. Pero si preparas todo con suficiente antelación, el trabajo en tu nuevo negocio no será una carga imposible de manejar.

No sabes por dónde empezar

Dejemos a un lado clichés como “para tener éxito, solo tienes que creer en ti mismo” o “la pasión es la clave para triunfar”. Ciertamente creer en tu idea y sentir pasión por ella es fundamental para atreverse a dar los pasos iniciales hacia la constitución de una empresa. Pero lo que en realidad te permitirá crear un negocio rentable es apegarte a un sistema con un objetivo definido. Allí es donde debes empezar.

Antes de poner en marcha tu emprendimiento, tienes que decidir qué harás para llamar la atención de las personas con mayores posibilidades de comprarte y cuáles serán los canales de venta que utilizarás. También debes determinar cómo lograrás fidelizar a tus clientes, es decir, convencerlos de seguir acudiendo a tu establecimiento o ingresando a tu tienda en línea para realizar más compras.