El movimiento de los Chalecos amarillos y las tareas de los comunistas

El movimiento de los Chalecos amarillos y las tareas de los comunistas

El Diario Internacional

París, Francia.- El movimiento Chalecos Amarillos ha estado en los titulares durante varias semanas, e impresiona por su novedad y potencia. Apareció en Francia, tras un aumento al precio de los combustibles y que fue la chispa que prendió fuego a los polvos.

El primer acto significativo de este movimiento fue el llamado a bloquear el país, a través de las redes sociales e independientemente de los partidos políticos y los sindicatos. La respuesta del pueblo francés fue masiva: según cifras del Ministerio del Interior -obviamente subestimadas-, cerca de 290.000 personas se manifestaron este 17 de noviembre del 2018 en unos 2.000 puntos de reunión en todo el país. Cientos de personas resultaron heridas, fueron arrestadas y puestas bajo custodia policial. Todo el territorio francés se vio afectado por esta primera movilización.

Las semanas siguientes vieron crecer el movimiento. Varios bloqueos (red de carreteras, depósitos de petróleo, zonas comerciales e industriales) y manifestaciones se sucedieron. Rara vez se han producido disturbios violentos de tal envergadura de manera parelela. Algunos de ellos han toma la forma de una insurrección. En la Isla de la Reunión, el Presidente Macron movilizó el ejército para aplastar los levantamientos. Los disturbios que se produjeron el sábado 1 de diciembre en París y en muchas otras ciudades francesas fueron particularmente explosivos e impresionantes: sólo en París, las unidades de CRS (empresas de seguridad republicanas) y CSI (empresas de seguridad e intervención de la prefectura de policía) utilizaron cerca de 10.000 granadas de todo tipo, por no hablar de las demás armas que se utilizaron. El Ministro del Interior no ha descartado el estado de emergencia.

Desde principios de diciembre, miles de estudiantes de bachillerato y, después de ellos, estudiantes universitarios se unieron al movimiento para apoyar las demandas de los Chalecos Amarillos, así como para protestar contra varias reformas educativas, incluyendo, en particular, la reforma del bachillerato y el aumento de los derechos de matrícula para los estudiantes extranjeros. Se bloquearon escuelas secundarias y universidades, así como se multiplicaron las manifestaciones, algunas de las cuales provocaron enfrentamientos con la policía.

Es evidente que el apoyo del pueblo francés al movimiento de los Chalecos Amarillos ha sido masivo desde el principio. Se estima que casi ocho de cada diez franceses lo apoyan. La mancha amarilla de aceite se ha extendido, en menor medida, a Bélgica (así como a otros países europeos). También han habido disturbios violentos (vehículos de la policía quemados, cócteles molotov lanzados a la policía).

En resumen, el movimiento de los Chalecos Amarillos ha seguido profundizando, expandiéndose y, en algunos de sus estratos, haciéndose más radical, y sumiendo al Estado francés en una profunda crisis. El miércoles 5 de diciembre, la lucha registró su primera victoria al hacer recular al gobierno. Tres días antes de una movilización de alto riesgo, el gobierno francés decidió suspender durante seis meses el aumento del precio de los combustibles, así como las nuevas normas de inspección técnica de los automóviles y la congelación de las tarifas de electricidad y gas durante el mismo período. El asustado Primer Ministro francés dijo lo siguiente: “Lo que está en juego es la seguridad de los franceses y de nuestras instituciones. Me gustaría hacer un llamamiento a la responsabilidad.»

2. El principal motor del movimiento es la clase obrera, pero también participa la clase media empobrecida: artesanos, autónomos y pequeños comerciantes. La repentina aparición de este movimiento es una señal de que la lucha de la clase obrera y, en general, de las masas, está avanzando hacia una nueva etapa de su desarrollo. En otras palabras, este movimiento revela que las masas están listas para un nivel más alto de lucha.

La explicación de esto se encuentra en los cambios que han ocurrido en la sociedad, en las condiciones de vida de la clase obrera y, en general, en las masas: el empobrecimiento de la mayoría de la población, el creciente desempleo; el progresivo desmantelamiento de las conquistas sociales por parte de una casta política cada vez más corrupta y capitalista; la explotación cada vez más brutal de los trabajadores por parte de la burguesía, todo ello posible gracias al oportunismo y a la actitud de espera de los sindicatos y partidos políticos.

Todo esto sólo podría conducir a un movimiento de masas, espontáneo, fuera del estrecho marco impuesto por los sindicatos y los partidos políticos. Emancipadas de este marco estrecho , las masas han demostrado, con un poder poco frecuente en la historia reciente de Francia, su espíritu de rebelión. La violencia revolucionaria mostrada por algunos de los Chalecos Amarillos es significativa en este sentido.

3. La total y masiva espontaneidad del movimiento de los Chalecos Amarillos envía una clara y fuerte señal a las burocracias que encabezan los principales sindicatos del país: las masas niegan la conciliación de clases. Las concesiones que anuncia ya el Ejecutivo francés muestra que la lucha de combativa permiter alcanzar mucho más de lo que los sindicatos pueden obtener con la negociación y la conciliación.

Por supuesto, la posición dirigentes de los principales sindicatos franceses sobre los Chalecos Amarillos ha sido totalmente superada por los acontecimientos, es simplemente lamentable. Tomemos por ejemplo la CGT (Confédération Générale du Travail), la Cfdt (Confédération française démocratique du travail) y la FO (Force Ouvrière).

En un comunicado del 31 de octubre de 2018, la CGT denunció el llamamiento al bloqueo del país el 17 de noviembre, con el pretexto de que se trataba de una “movilización de extrema derecha” y que podía dar lugar a una recuperación patronal (porque “detrás del “no aumento de impuestos”, por ejemplo, hay un cierto número de empresarios que incluyen las cotizaciones sociales en -los- impuestos”). Esta posición, totalmente errónea, pero repetida en varias ocasiones (en particular el 16 de noviembre, la víspera de la primera gran movilización, por parte del Secretario General), se puso naturalmente en manos del Gobierno y, por lo tanto, causó un gran daño al movimiento.

Con el desarrollo de los acontecimientos, la dirección de la CGT se vio obligada a darse cuenta de que, si quería evitar ser ridiculizada, tendría que mostrar apoyo al movimiento. Es muy divertido ver las ridículas piruetas que siguieron. La lentitud y la falta de un plan de batalla sindical, hasta ahora, prueban que el sindicato está como paralizado y sin el mínimo vigor dejándose arrastrar por el movimiento.

La dirección del Cfdt, por su parte, expresó inicialmente su franca hostilidad: el 19 de noviembre, el secretario general del sindicato dijo que se trataba de prácticas preocupantes y de una “forma de totalitarismo”. El 5 de noviembre de 2018, la dirección del sindicato tuvo que rectificarse a causa del éxito del movimiento e indicó que entendía y apoyaba a los empleados “que están mostrando su insatisfacción con un nuevo aumento de los precios del combustible”, pero consideraban que “el llamamiento al bloqueo del 17 de noviembre no es la respuesta más adecuada” porque “la emergencia climática requiere un cambio de comportamiento que ya no podemos ignorar”. Irónicamente, añadió que quería “medidas sociales para acompañar este aumento de los precios de los combustibles”. Posteriormente, la dirección de la Cfdt tuvo que hacer más concesiones a los Chalecos Amarillos : hacia finales de noviembre, el Secretario General dijo que “debemos escucharlos” porque el movimiento revela “divisiones sociales”. El 2 de diciembre, al día siguiente de un día explosivo, dijo: “No hay otro camino que el diálogo” (¡el “diálogo”!)…

Lo mismo ocurre con FO, cuyo Secretario General (elegido el pasado 22 de noviembre) declaró que “no nos manifestaremos con los “Chalecos Amarillos” porque llevamos los colores de FO, y los colores de FO no son amarillos, porque a nivel sindical el amarillo nunca ha tenido un buen público”. Entiéndalo quién pueda.

El 5 de diciembre, el presidente Macron hizo un llamamiento a los partidos y sindicatos para que lancen un “llamado claro y explícito a la calma”. Al día siguiente, los siete sindicatos más grandes, entre ellos la Cdft, la CGT y la FO, salieron prontos de manera servil a satisfacer los deseos del presidente. En una declaración conjunta, los sindicatos denuncian “toda forma de violencia como expresión de las reivindicaciones” de los Chalecos Amarillos. También sostienen que “el diálogo y el escuchar debe encontrar nuevamente su lugar”. Dificilmente, los sindicatos pudieron haber caido más bajo.

También en Bélgica es evidente la lentitud y burocratismo de los sindicatos. La Secretaria General de la CSC (Confédération des syndicats chrétiens) dice que “comprende” a los Chalecos Amarillos (¡qué buena noticia!), pero se mantiene cautelosa ante las demandas “que no son claras”. Pero, ¿qué más? El presidente de la FGTB (Fédération générale du travail de Belgique) justifica su cautela de la siguiente manera: “Comprendí que el movimiento no quería recuperarse y tienen razón”.

En resumen, las dirigencias burocráticas de los principales sindicatos de Francia y Bélgica se están haciendo todo tipo de contorsiones para, en primer lugar, evitar ampliar aún más este movimiento (que es peligroso para las autoridades: de hecho, esto contradeciría su papel como conciliadores de clase, como vías de canalizacón para la ira de las masas) y, en segundo lugar, mantener las apariencias al tratar de sentar alguna presencia en el campo “Amarillo”. Quieren su pastel y se lo comen también, así de claro.

4. Veamos la situación a nivel de los partidos políticos que se declaran de izquierda (nos limitaremos al Partido Socialista, al Partido Comunista francés y a la Francia Insubordinada) que, mas allá de las etiquetas, han perdido la necesaria sintonía con la ira de las masas.

El PS (Partido Socialista), es muy sencillo, solo susurró, susurró, susurró y susurró, con la punta de los labios, su apoyo a los Chalecos Amarillos. El PCF (Partido Comunista Francés) permaneció, inicialmente, en segundo plano; porque, en palabras de Guillaume Roubaud-Quashie, líder del partido, era “difícil tener una visión global” o, en palabras de André Chassaigne, líder del partido, “no queríamos ir a la recuperación”. Solo cuando la necesidad de apoyar el movimiento se hizo evidente para todos, incluidos los más oportunistas, es que el PCF honró a los Chalecos Amarillos subiéndose al coche del movimiento (recinén el fin de semana del 24 y 25 de diciembre).

¿Y cómo les va a la FI (Francia Insubordinada) y a su figura principal, el Sr. Jean-Luc Mélenchon, el mediático “tribuno de la plebe” que obtuvo casi el 20% de los votos en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2017? En realidad, su posición es la de postración (una rima que cae por su peso), la de los seguidores y la conciliación, muy lejos de la espontaneidad de las masas, del movimiento. En otras palabras, su postura es absolutamente oportunista. El 29 de noviembre, el Sr. Mélenchon dio comentarios reveladores en una entrevista: “Estamos en vísperas de una revolución ciudadana. Sé cómo reconocer un movimiento revolucionario de otro. No voy a interferir en decir hacer esto y hacer aquello”, “No les pido que hagan esto o aquello; ellos deciden”. También condenó rotundamente todas las formas de violencia, lo cual también es significativo pero no sorprendente, sino más bien patético: “Personalmente, estoy a favor de una orientación absolutamente, radical, total y, en cualquier caso, no violenta. La violencia nunca nos ha servido; sirve de pretexto para nuestros oponentes y eso es todo”.

En Bélgica, ¿cuál fue la reacción del PTB (Partido del Trabajo de Bélgica[1]), que actualmente es el mayor partido de la autodenominada izquierda radical de Bélgica? También apoya a los Chalecos Amarillos, sin llamar a una participación masiva en el movimiento. Claro que “comprende la ira de la gente”, pero “no hay manera de recuperarla”. Así, adoptó la postura de seguidores, de postración ante la espontaneidad de las masas. Como concluyó Marx, no se trata sólo ni principalmente de interpretar el mundo, sino de cambiarlo: mas estos partidos se estancan en la premisa de la pura comprensión, el intelectualismo fatuo y, finalmente, la demagogia y retórica de una inexistente izquierda radical partidaria.

5. Como se aprecia en lo anterior, dos características principales identifican el movimiento Chalecos Amarillos: su total espontaneidad, así como la alianza entre la clase obrera -la fuerza motriz del movimiento- y la clase media empobrecida.

La consecuencia previsible de la total espontaneidad de este movimiento es que sus reivindicaciones son dispersas, desestructuradas, imprecisas y a veces erróneas. Nada más lógico, por sus propias condiciones y características. A pesar de todo, sus constantes reivindicativas son correctas: pedir la dimisión del Presidente Macron, exigir justicia social y fiscal, aumentar los salarios, aumentar el trabajo de las masas desempleadas, entre varias otras. A medida que pasaron las semanas, el movimiento se vio obligado a llevar a cabo una estructuración mínima dentro de él. Las reclamaciones han comenzado a fijarse y, hasta cierto punto, a aclararse, y se han nombrado representantes. Esta reestructuración interna es, sin embargo, bastante limitada.

Al respecto, merece citarse en su totalidad un pasaje de un libro escrito por Lenin, “Examen de un debate sobre el derecho de las naciones a la libre determinación” (1916, capítulo 10: ’El levantamiento irlandés de 1916’):

“Quien espera una revolución social ’pura’ nunca vivirá lo suficiente para verla. Sólo es un revolucionario de palabra, que no entiende nada de lo que es una verdadera revolución. La revolución rusa de 1905 fue una revolución democrático-burguesa. Consistía en una serie de batallas libradas por todas las clases, grupos y elementos insatisfechos de la población. Entre ellos, había masas con los prejuicios más bárbaros, luchando por los objetivos más vagos y fantásticos; había pequeños grupos recibiendo dinero japonés; había especuladores y aventureros, etcétera. Objetivamente, el movimiento de masas sacudió al zarismo y allanó el camino para la democracia, y por eso los trabajadores conscientes estaban a la cabeza.

La revolución socialista en Europa sólo puede ser la explosión de la lucha de masas de los oprimidos e insatisfechos de todo tipo. Los elementos de la pequeña burguesía y los trabajadores atrasados participarán inevitablemente – sin esta participación, la lucha de masas no es posible, ninguna revolución es posible- y, de la misma manera, inevitablemente, traerán sus prejuicios, fantasías reaccionarias, debilidades y errores al movimiento. Pero, objetivamente, ellos atacarán al capital, y la vanguardia consciente de la revolución, el proletariado avanzado, que expresará esta verdad objetiva de una lucha de masas dispar, discordante y variada, a primera vista sin unidad, será capaz de unirla y dirigirla, conquistar el poder, tomar bancos, expropiar las grandes empresas odiadas por todos (¡aunque por diferentes razones!), y llevar a cabo otras medidas dictatoriales, cuyo resultado global será el derrocamiento de la burguesía y la victoria del socialismo, que no se ’purgará’ desde el principio, ni mucho menos, de la escoria pequeñoburguesa.”

Aunque el movimiento de los Chalecos Amarillos no puede ser descrito como una “revolución social”, el razonamiento de Lenin en este pasaje es pertinente y aplicable. Elementos de la pequeña burguesía y los trabajadores políticamente atrasados participan en aquel, y aportan su parte de prejuicios y errores. Entre los elementos retrógrados de los trabajadores, encontramos, por ejemplo, algunos afincados en ideas de extrema derecha (sin embargo, son minoritarios, contrariamente a lo que sostiene la propaganda de los enemigos del movimiento). Hay quienes se le unen con sus reivindicaciones pequeñoburguesas, como la siguiente, tomada de la lista de reivindicaciones enviada hace poco por los representantes de los Chalecos Amarillos a los medios de comunicación y diputados franceses: “Prohibición de hacer pagar un impuesto a los comerciantes cuando sus clientes utilizan la tarjeta azul”. Y, sin embargo, nada de lo anterior debe hacernos olvidar que, objetivamente, los Chalecos Amarillos atacan al capital y a sus representantes políticos.

6. Si sólo podemos alegrarnos de ver cómo se desarrolla este movimiento espontáneo y la creatividad de las masas, no debemos caer en el error, común a los partidos de la “izquierda radical”, de postrarnos ante el movimiento espontáneo, de idealizarlo.

Es entonces cuando debe plantearse, con carácter de urgencia, la cuestión del papel de los comunistas revolucionarios y las tareas a largo plazo que les asigna el movimiento de los Chalecos Amarillos.

Una vez más, Lenin nos abrió el camino. La definición de las tareas de un movimiento de masas se precisa en su artículo “¿Qué hacer? “, de estas dos maneras:

“O nos inclinamos ante la espontaneidad de este movimiento, es decir, reducimos el papel de la socialdemocracia [’socialdemocracia’, en el sentido en que Lenin lo entendió en su momento: socialismo] al de un simple servidor del movimiento obrero como tal…. o admitimos que el movimiento de masas nos impone nuevas tareas teóricas, políticas y organizativas, mucho más complicadas de las que podíamos estar satisfechos?? antes de la aparición del movimiento de masas.”

Más adelante, Lenin añade lo siguiente:

“Cuanto mayor sea el impulso espontáneo de las masas, mayor será la difusión del movimiento, y más rápidamente se afirmará la necesidad de una alta conciencia en el trabajo teórico, político y organizativo de la socialdemocracia.”

Una cosa es cierta: ¡hoy este tipo de análisis y posiciones nos sirven! En primer lugar, por “conciencia” debemos entender la conciencia socialista (la teoría revolucionaria que constituye el socialismo científico); es decir, la conciencia de la misión histórica del proletariado, de la necesidad de que la clase obrera dirija la lucha contra toda la clase capitalista y contra el Estado del capital, y la necesidad de subordinar esta lucha a la conquista de la dictadura del proletariado y la transformación comunista de la sociedad. Esta conciencia socialista es, a la vez, brújula y arma en la lucha contra la burguesía. Sin esta conciencia, es decir, sin la teorización política desde la vanguardia, no puede haber movimiento revolucionario. Por eso, exaltar la espontaneidad de un movimiento de masas, sin preocuparse de hacerlo de forma políticamente consciente, es como desarmarlo frente a sus enemigos. Acorde con las múltiples y variadas experiencias a lo largo de la historia, cabe reconocer que la principal arma de un levantamiento popular victorioso es la ideología revolucionaria que lo sostiene.

La clase obrera, explica Lenin, no puede adquirir esta conciencia por sus propios esfuerzos. La conciencia socialista sólo puede llegar a él desde fuera. Este es, precisamente, el rol del Partido Comunista, en tanto partido de la clase obrera: llevar la conciencia socialista a la clase obrera y transformar su lucha espontánea en una lucha consciente (y organizada), hacerla avanzar a un nivel superior.

El movimiento de los Chalecos Amarillos, por su carácter espontáneo y masivo, recuerda a los comunistas revolucionarios que su tarea principal es organizar un partido obrero centralizado y autónomo, armado con la teoría revolucionaria y viva del marxismo-leninismo. Hay que recordar que, para ello, la publicación, por parte de los marxistas revolucionarios de un periódico político nacional tiene un papel esencial y crucial. Esta es la única manera, el primer paso, para construir y consolidar una organización política eficaz. Tal periódico aplicaría el marxismo a la situación histórica actual, y lo enriquecería con nuevas experiencias del movimiento revolucionario. En Bélgica, actualmente, no hay ningún periódico político nacional publicado por los marxistas revolucionarios o el partido comunista revolucionario. Así que todo tiene que ser construido. Y debemos darnos prisa porque, como vemos, las masas no están esperando. En cuanto a Francia, hay que demandar a los comunistas franceses que e ocupen de la cuestión.

7. Además de la enorme tarea, a largo plazo, que implica crear y sostener un periódico político nacional y un partido marxista revolucionario, los comunistas deben integrarse en los Chalecos Amarillos, apoyar con su presencia y activismo organizados las acciones y manifestaciones, ayudarlos a estructurarse y organizarse para enfrentar a sus enemigos de manera más efectiva, luchar contra la propaganda de estos. En resumen, dedicar su energía, fuerzas y creatividad a apoyar y desarrollar la lucha de las masas en acción. Deben motivar a los Chalecos Amarillos para que continúen la lucha; y no para que se conformen con las concesiones hechas por las autoridades, para calmarlos. Porque cuanto más lejos y más profunda sea la lucha, tanto más las masas en general y la clase obrera, en particular, ganarán confianza en sus propias fuerzas: una confianza crucial para las luchas venideras.

Por otro lado, es muy sencillo que los comunistas salgan al terreno y discutan con los Chalecos Amarillos; sin colocarse por encima de ellos, sino en igualdad de condiciones, para reunir sus experiencias, ideas y conocimientos con el fin de permanecer estrechamente conectados con la realidad objetiva, y poder actuar de la manera más justa y eficaz posible.

Finalmente, es necesario no sólo aprender de los Chalecos Amarillos, sino también intentar (en ausencia de una organización política o de un periódico, es necesario contar con los medios a bordo) “elevar su conciencia política, teniendo en cuenta su nivel”, según las palabras de Mao Tse-tung; quien, probablemente incluso más que Lenin, provino de las masas mismas. Según Mao, es necesario “recoger las ideas de las masas, concentrarlas y llevarlas a las masas para que las apliquen con firmeza”.

8. La contribución del movimiento de los Chalecos Amarillos es colosal en el sentido de que han demostrado que el pueblo está dispuesto a un nivel superior de lucha. De ahí que este movimiento requiera que los comunistas dediquen todas sus fuerzas a las múltiples y complejas tareas que les corresponden; en primer lugar, la creación de un periódico político nacional, con la perspectiva de formar un partido verdaderamente revolucionario, capaz de crear conciencia política y organizar las luchas venideras.

El futuro parece tormentoso y las masas no se detendrán allí. Su lucha continuará evolucionando, incansablemente, y afilando sus armas a medida que se desarrollen las rutas y las victorias. Corresponde a los comunistas cumplir con su papel.