El Cine Mexicano candil de la calle oscuridad de su casa: Sánchez Parra

El Cine Mexicano candil de la calle oscuridad de su casa: Sánchez Parra

 

Gilberto Valadez

 

Aguascalientes, Ags.- El actor Gustavo Sánchez Parra cuestionó el desinterés por la exhibición de películas mexicanas en los complejos cinematográficas, ocasionando que estas prácticamente pasen desapercibidas en cartelera.

“Es curioso que el cine mexicano está siendo reconocido en el extranjero y recibe premios en otros países, pero en México no se proyectan las películas o lo hacen en condiciones de desventaja por la falta de interés de los exhibidores”, manifestó.

De visita en Aguascalientes, Sánchez Parra propuso que las compañías exhibidoras dedicasen al menos una sala de sus instalaciones para exhibir cine mexicano, “es un sueño guajiro, pero si se siguen abriendo muchas salas de cine no veo el problema que una fuera exclusiva para cintas nacionales”.

Sánchez Parra ha protagonizado filmes como Amores PerrosRabiaMatando Cabos y recientemente La delgada línea amarilla que se exhibió en Aguascalientes hace unas semanas cuando se terminó de producir hace más de un año.

“México es el mejor mercado en Latinoamérica para Hollywood y luego vas al cine y te encuentras la misma película en cuatro o cinco salas; pero buscas una producción mexicana, no hay porque les piden recaudar una cierta cantidad económica en la primera semana y si no lo logran, pues ya no las exhiben”, denunció.

Ejemplificó el caso del filme Las búsquedas, que fue galardonada en Holanda, pero a la fecha con nula distribución en México y que apenas se exhibió en una muestra de cine.

Con experiencia en el séptimo arte, Gustavo Sánchez también dice tener las puertas abiertas a la televisión luego que participará en la serie La hermandad, “ahora las series tienen mejor calidad que las novelas, pues tiene un menor número capítulos y todos podemos trabajar de buena forma”.

Ganador de un premio Ariel por su interpretación como el Jarocho en Amores perros, el histrión confiesa que su papel como un migrante mexicano en la cinta Rabia, es al que le tiene mayor cariño.

“Bajé hasta 13 kilos para el personaje, que además fue entrañable y la película también lo fue”, reiteró.

Sánchez estará en Aguascalientes para participar en el cortometraje local Los muertos no se quejan y además impartirá un taller de actuación en esta ciudad.