Denuncian por negligencia a a personal médico que dañó a bebé en el hospital de La Mujer

Denuncian por negligencia a a personal médico que dañó a bebé en el hospital de La Mujer

La Jornada

Aguascalientes, Ags.- Una pareja denunció penalmente por negligencia a personal médico del Hospital de la Mujer de la capital de Aguascalientes –administrado por el gobierno estatal panista, que no se adhirió al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi)–, por considerar que puso en riesgo la vida de su bebé, nacido el pasado 11 de marzo en ese nosocomio público.

El matrimonio indicó que su vástago padecerá retardo en su desarrollo, pues los galenos le indujeron a la madre, quien padecía preclampsia, un parto natural cuando no era candidata, además de que el bebé tragó líquido amniótico contaminado con heces fecales (mientras permanecía en el interior de su progenitora) y padeció hipotermia cerebral por oxigenación excesiva en el cerebro, daños en tejidos, así como separación del fémur izquierdo de la cadera y otra serie de daños por la negligencia.

Jonás Tiscareño Romo, abogado de los jóvenes padres del infante nacido hace siete meses, relató las precarias condiciones en que fueron atendidos la madre y el pequeño, quien permanece internado en el hospital Hidalgo, también de jurisdicción estatal. Los progenitores solicitaron que el Insabi los atendiera.

El litigante entregó una copia de la querella a La Jornada. El documento señala que la madre no sólo recibió cuidado en el Hospital de la Mujer, sino igualmente en la clínica privada Salud Digna, donde el doctor Víctor Delgado le ordenó en diciembre pasado realizarse un ultrasonido estructural, el cual demostró que el niño venía sano.

Según Tiscareño Romo, la entonces gestante, primeriza y de 30 años de edad, acudió el 9 de marzo a una revisión en la clínica pública; ahí, el doctor Leopoldo Serrano Díaz le confirmó que su hijo estaba en perfecto estado y le pidió que regresara al día siguiente. Acudió, se le hicieron estudios y se le informó que a las 37 y media semanas de embarazo presentaba preclampsia controlada, pero todo avanzaba con normalidad.

Indicó que mientras la mujer esperaba que se le informara cuándo sería su siguiente cita, una ginecóloga cuyo nombre ignora, a quien describió como china y alta, le indicó que debía tener ya a su bebé, y aunque no iba preparada, obedeció.

Al día siguiente le indujeron el parto, y horas después dos practicantes le hicieron dos tactos, y aunque vieron que no dilataba más de cuatro centímetros, un residente le introdujo unos fórceps para romper la fuente, sin lograrlo.

Pasaron unas horas, se le introdujeron de nuevo los fórceps y sí lograron romper la fuente, aunque apareció un líquido verdoso y gelatinoso que tenía mal olor (resultado del esfuerzo fetal por la espera en demasía); luego la joven comenzó a sentir fuertes dolores, que le controlaron con una punción lumbar.

El niño nació el 11 de marzo a las 6:20 horas, luego de que la madre se esforzó pujando horas enteras para propiciar el alumbramiento.

Cuando se les entregó a su infante, hace unos días, el pequeño presentaba desnutrición y mala salud. Incluso necesita un aparato para retirarle flemas, no disponible en el hospital Hidalgo.

Los padres acudieron a la Comisión Estatal de Arbitraje Médico, que les pidió buscar un acuerdo. Luego de que presentaron su querella, en el organismo se les ofrecieron 20 mil pesos para que retiraran la denuncia, pero no aceptaron, pues buscan que se sancione a los responsables de esta negligencia, dijo Jonás Tiscareño.