Alcalde y ¿taxista?

Alcalde y ¿taxista?

El Música

Aguascalientes, Ags.- El expriista ahora panista presidente municipal de Rincón de Romos, Jesús Prieto Díaz, de profesión abogado fue beneficiado a finales del 2016 con una concesión de taxi que le otorgó el entonces gobernador tricolor, Carlos Lozano de la Torre.

En concreto le regalaron la número 4172, sin embargo pese a que éticamente no la merecía por no tener antecedentes de ser un trabajador del volante, poco le importó y claro que la aceptó.

Pero al egresado de la carrera de Derecho de la Universidad Autónoma de Zacatecas la ética igual que a muchos no les importa, sobre todo a los políticos, parece que el tema legal también le valió tres cacahuates.

Lo anterior lo decimos porque su concesión de taxi está “atorada”, ya que carece de la documentación legal completa para echarla andar.

Sus documentación está en la Coordinación de Movilidad donde está archivada. Además de que al parecer puede que cambie de manos y se la otorguen ahora sí a un verdadero taxista después del proceso jurídico que lleva como tres años.

Para que eso no suceda Prieto Díaz, apela a la amistad que tiene con el diputado federal, blanquiazul, Javier Luévano que precisamente hace tres años era Secretario General de Gobierno y cómo es amigo del gobernador del estado buscará que le destraben el tema de la concesión del auto de alquiler para que el alcalde rinconense pueda tener unos pesos más en sus cuentas.

Y citamos que es amigo de Luévano, porque en Rincón de Romos y varios en la capital del estado saben que hicieron buenos negocios ahora con la realización de la feria de ese municipio.

Ya ven que Luévano Núñez es bueno para eso del billete y cómo en la Cámara de Diputados no hace nada, le sobra tiempo para hacerle al empresario de la industria del entretenimiento y le sabe al tema de traer artistas de cierto renombre aunque cobren mucho y desquiten poco.

A ver cómo salen las cuentas públicas de las altas cifras que pagó el Ayuntamiento que ahora preside (más no gobierna Prieto Díaz) al legislador-empresario, dicen que por ahí de los 10 millones de pesos.

Es más tan contento estaba Javier Luévano que hasta comentan les regaló un coche a los regidores y militantes panistas por haberle dado chance de ser el “elegido” para llevar obvio vía prestanombres a los artistas en la pasada fiesta popular de ese municipio del norte del estado.

Mientras tanto, Chuy Prieto espera que le liberen su concesión de taxi.

En la próxima entrega citaremos algunos de los compromisos que existen en la nómina municipal y a quienes tiene acomodados ahí, y los personajes que se los encargaron.