Advierten sobre factores que incrementan riesgo de suicidio durante la pandemia

Advierten sobre factores que incrementan riesgo de suicidio durante la pandemia

 Daniela Lomelí
Aguascalientes, Ags.- Con la pandemia, los riesgos o pensamientos relacionados al suicidio incrementaron en personas que presentaron factores como enfermedades respiratorias, depresión, el consumo de sustancias nocivas, la violencia, entre otros, destacó la investigadora y catedrática de Psicología de la UNAM, Silvia Morales Chaine. 
La experta, quien participó en el Foro de Prevención del Sucidio organizado por la Secretaría de Salud del Estado de Aguascalientes, indicó que un estudio basado en las atenciones que se han otorgado a través de una plataforma impulsada por la Dirección General de Atención a la Comunidad (DGACO) de la UNAM, se identificaron diversos factores que podrían incrementar las posibilidades de que una persona tenga pensamientos o planes relacionados al suicidio. 
Enfermedades respiratorias y Covid-19En un grupo conformado por 45 mil 192 personas se detectó que aquellas que sufrían de algún padecimiento o enfermedad respiratoria, sospechas o síntomas de Covid-19, así como la pérdida de un ser querido tenían dos veces más posibilidades de manifestar deseos o sentimientos de querer morir. 
Depresión
En el mismo grupo, se detectó que quienes tenían un diagnóstico de depresión tenían nueve veces más posibilidades de expresar pensamientos sobre querer morir. 
La especialista destacó que previo a la pandemia, este factor psicológico sólo incrementaba en cinco veces más las posibilidades de que un paciente pensara en su propia muerte, esto en análisis de 23 mil 997 personas. 
Además, previo a la pandemia, las probabilidades de que una persona planeara su suicidio eran de siete veces más, si presentaban algún cuadro de depresión. 
De igual forma, las personas que presentaban síntomas de depresión tenían hasta cinco veces más posibilidades de que reportaran haberse hecho algún daño y siete veces más la posibilidad de cometer actos para quitarse la vida. 
Consumo de sustancias nocivasDe acuerdo al análisis, el consumo de alcohol de manera explosiva tenían hasta 2 veces más de reportar deseos o pensamientos de querer morir. 
En el caso de consumo de sustancias como la marihuana, cocaína, anfetaminas, benzodiacepinas, entre otras, tenían 7 veces más posibilidades de manifestar comportamientos o pensamientos suicidas. 

El consumo de tabaco también era un factor que incrementa hasta en tres veces más la probabilidad de que alguien pensara o deseara su muerte. 
Violencia física, verbal, sexual o psicológicaLas personas que reportaron haber sido víctimas de algún tipo de violencia física o verbal en su domicilio o bien, de encontrarse en peligro de recibir alguna de estas agresiones, tenían hasta 6 veces más de reportar deseos o pensamientos relacionados a morir.
Además, aquellos que indicaron haber sido lastimados con empujones, golpes, pellizcos o bien, que sienten que alguien cometió algún acto de acoso o abuso sexual o violación tenían 4 y 6 veces respectivamente más posibilidades de querer morir. 
En el caso de quienes agredieron a alguien de su entorno, tenían cinco veces más probabilidades de reportar deseos de querer hacerse daño o morir, mientras que aquellos que sobrepasaron los límites de la sexualidad de alguien más tenían 9 veces más de posibilidades de tener pensamientos relacionados al atentar con su vida. 
Factores protectoresLa investigadora Morales Chaine indicó que también hay factores que pueden disminuir este comportamiento o pensamiento negativo. 
Las actividades que funcionan como “protectores” son la actividad física intensa de por lo menos 10 minutos, como levantar objetos pesados, hacer ejercicios aeróbicos, ir al gimnasio o usar la bicicleta. 
De igual forma, destacó que una correcta alimentación que incluya las tres comidas del día favorecen a la reducción de los pensamientos relacionados a quitarse la vida, así como la planeación de este objetivo. 
Este foro se llevó a cabo en conmemoración del Día Mundial para la Prevención del Sucidio por parte del Instituto de Servicios de Salud del Estado (ISSEA).