Abandonan un Bugatti Veyron, ¿cual sería el motivo?

Abandonan un Bugatti Veyron, ¿cual sería el motivo?

Excélsior

CDMX.- Primero, es necesario mencionar que fue en Pierre Veyron, piloto de Grand Prix francés que condujo de 1933 a 1953, en quien se inspiró el nombre para la quizás la más deslumbrante joya de la industria automotriz, el Bugatti Veyron.

Pierre Veyron, además, solo participó en carreras fuera de campeonato del mundo, pero se ganó el honor de que, desarrollado por el Grupo Volkswagen y producido en Molsheim, Francia, por Bugatti Automobiles S.A.S. desde 2001, este impresionante vehículo 16.4 se llamase Bugatti Veyron.

Su producción es tan limitada, que se estima existen únicamente 450 unidades alrededor del mundo, junto con algunas variantes del modelo, como el Veyron Sang Noir, del que solo se comercializaron cinco.
Es el automóvil de producción más rápido del mundo, con una capacidad de aceleración de cero a cien kilómetros por hora, en tan solo 2.5 segundos.

En 2010 se produjo la versión más potente del Veyron, el Super Sport, y se trabajó intensamente en su reducción de peso, utilizando fibra de carbono, y marcó un Récord Guinness de velocidad máxima de 436 kilómetros por hora.

Supera los mil cv de potencia y su precio actual es de alrededor de 2.5 millones de dólares, es decir, casi 49 millones de pesos mexicanos, uno de los vehículos más costosos en el mercado.

En 2015 se vendió el Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse nombrado “La finale”, que cerraba el ciclo de este bólido para dar paso al Chiron, que, para nada, es menos impresionante. Del Veyron se fabricaron sólo 450 unidades en total, 300 coupés y 150 convertibles.

Bien. Uno de los automóviles que marcarán historia debido a sus tecnologías y prestaciones se llena de óxido.

Un flamante posedor del Bugatti Veyron en Rusia, lo abandonó por un motivo que no vas creer: después de una colisión en 2013 contra un Aston Martín, el dueño no pudo más.

img_4293

El fatídico día.

En aquel país, los seguros de daños de automóviles no cubren tarifas tan elevadas como la de este Bugatti. Al ser insuficiente la póliza y ante la factura que significaría reparar su Veyron, el dueño tomó las decisión de abandonarlo.

Su otrora exclusivo auto, que actualmente luce lamentable, se hizo noticia.

La fotografía le ha dado la vuelta al mundo, dada la curiosidad que genera el desdén por uno de los autos más exclusivos.

Uno podría pensar que si se puede comprar este súperdeportivo, tendría el suficiente dinero para repararlo; pero hay de historias a historias.

No siempre la billetera es lo suficientemente gorda.