60 años del día que mataron al Naco, el dueño del casino de la Feria de San Marcos

60 años del día que mataron al Naco, el dueño del casino de la Feria de San Marcos

Gilberto Valadez

Aguascalientes, Ags.- En una época aún lejana a la violencia que caracteriza varias regiones del país, hace 60 años se suscitó un homicidio en esta capital y que ensombreció el arranque de la Feria Nacional de San Marcos.

La tarde del 3 de abril de 1962, la vida de J. Concepción Arvizu Hernández, considerado el principal tahúr del casino de la verbena, se extinguió por los impactos de bala que le disparó un gallero quien había colaborado con él de tiempo atrás.

Ello no le impidió cometer un crimen en las mismas oficinas sobre el Barrio de San Marcos y luego de se daría a la fuga sin ser detenido. Dejando numerosas especulaciones en torno a las causas del crimen.

Hasta mujeres llegó a ganar”

Apodado El Naco y originario del estado de Guanajuato, Arvizu llegó a Aguascalientes para convertirse en un hombre reconocido por la población de mediados del siglo pasado, pues contaba con la propiedad de varios inmuebles y además era prestamista. Pero se le ubicó sobretodo por la llamada jugada.

Durante cada temporada de la Feria Nacional de San Marcos, Concepción Arvizu regenteaba el casino local durante varias décadas, así como el palenque donde dio rienda suelta a su afición por las peleas de gallos.

A pesar de que la Ley Federal de Juegos y Sorteos publicada en 1947 proscribía los juegos de azar, estos encontraron un oasis en la Feria y se consolidaron en los siguientes años gracias al tahúr.

Las fechas en cuanto al señorío de Arvizu en el juego varían, lo mismo que las leyendas urbanas. Una nota firmada por Fernando Mayolo López para la revista Proceso en septiembre de 1995 menciona declaraciones del cronista vitalicio Alejandro Topete del Valle, quien recordaba que el Naco fue famoso en las apuestas que “se dice que hasta mujeres llegó a ganar”.

Pero la suerte del tahúr finalizó de manera abrupta.

“La parte más importante…”

A comienzos de abril de 1962, la rutina prevalecía en el estado. En año electoral se visualizaba un nuevo triunfo del PRI por la gubernatura, el ambiente previo a la Feria de San Marcos se calentaba tras el primer cómputo entre las tres candidatas, cuando la ciudad se sacudió con una  inesperada noticia.

El martes 3 de abril, Arvizu acudió a las instalaciones del entonces conocido Tivoli, en el andador J. Pani cuando se encontró primero con un gallero de nombre Matías Gutiérrez, apodado el Güero y que se dijo era originario de los Altos de Jalisco, aunque nunca se supo con exactitud de qué población. 

Ambos personajes se conocían de tiempo atrás, debido a que el jalisciense se ocupaba de la crianza de los gallos de pelea.

Concepción y Matías se introdujeron entonces a las oficinas del primero, donde en época de Feria se acostumbraba colocar las ventanillas para el canje de fichas. Pero tras una aparente discusión, el Güero sacó un arma de fuego y baleó en al menos cuatro ocasiones a Arvizu, quien perdió la vida.

El Güero Matías logró escapar, amenazando con la pistola a otras personas que se encontraban en el lugar. Se dijo que logró perderse entre la gente que recorría el Barrio de San Marcos y que presuntamente huyó hacia algún rumbo de los Altos.

Una nota firmada por Juan José Gaytán, para el diario El Sol del Centro del día siguiente, editorializó: “Los juegos de azar y los gallos de pelea que fueron la parte más importante y célebre de su vida, lo fueron también de su muerte”.

“Dinero que no se pudo contar”

Las especulaciones en los medios de la época no tardaron en llegar. Se dijo que el Güero había hecho un trato verbal con el Naco para que le arrendara el Palenque durante los días más importantes de la Feria en ese 1962 y que inclusive le entregó un pago por 17 mil pesos de la época. Pero supuestamente después del trato verbal, no hubo arreglo en forma. Algunos rumores señalaron que Arvizu le colgó el teléfono a Matías para evitar nuevas negociaciones.

Un testigo identificado como Luis Atilano rindió una declaración a las autoridades en donde confirmó haber visto a Concepción ingresar a su oficina acompañado de Matías a las 12:20 horas, pero negó haber escuchado gritos o discusiones hasta que cinco minutos oyó las detonaciones y luego vio salir al gallero amagando con su arma y una advertencia: “El que me siga se muere”.

En el interior de la oficina, las autoridades reportaron haber encontrado “una gran cantidad de dinero en efectivo que no se pudo contar”, según una nota de El Sol, además de una caja fuerte.

Poco más de dos semanas después, la Feria de San Marcos 1962 fue inaugurada con la coronación de la reina Lupita Torres.

Irónicamente, poco después la imagen de Concepción Arvizu sería inmortalizada en los murales pintados por el chileno Osvaldo Barra en Palacio de Gobierno y donde reflejó diversos aspectos de la historia local.

Las actuales instalaciones del Casino de la Feria serían construidas en 1974, para seguir albergando juegos de azar durante la verbena abrileña. A pesar de las restricciones de las leyes federales.