La política es paciencia y riesgo: Fernando Savater

La política es paciencia y riesgo: Fernando Savater

 

Gilberto Valadez

Aguascalientes, Ags.- “La política es una labor de paciencia y de riesgo en muchos países”, reflexionó el filósofo español Fernando Savater, quien impartió una conferencia magisterial en la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Savater, quien presentó su libro “Aquí viven leones”, consideró indispensable la educación, afirmando “con la democracia todos los ciudadanos son políticos y la enseñanza nos ayuda a encauzar a esos políticos”.

Ante un salón de usos múltiples abarrotado, el también catedrático de la Universidad Complutense habló de sus experiencias en las letras citando a La isla del tesoro y Moby Dick entre sus libros de cabecera y pronosticó que “el libro puede desaparecer, pero no el conocimiento”.

Savater charló con alumnos y personal docentes de la UAA  acerca de sus pasiones en torno a la literatura y la filosofía. Confesó que su nuevo libro dedicado a la memoria de su esposa será el último que escriba y  al final respondió a preguntas escritas que le fueron leídas por una moderadora.

– ¿Cómo introducir a una persona en la literatura?

– Me parece que muchas veces los maestros quieren introducir a los jóvenes en la lectura por lo más complicado, con obras de (Feodor) Dostoievski por ejemplo.  Creo que se le debe deje leer lo que guste y no obligar a la gente.

– ¿Cuál es su opinión de la política?

– La política es un esfuerzo y en muchos países es un riesgo. Nos gustaría ir en nuestros países como en un barco que siga como marca el capitán y nosotros en una bodega sin que nadie nos moleste. Creo que más allá de valores como la honradez, en la política debe prevalecer la paciencia pues no siempre a la primera se logran objetivos y debe tenerse el merito de mantenerse en tiempo.

– ¿Las nuevas tecnologías dejan atrás al libro?

– Un blog o twitter hay que leerlo por lo que la lectura está presente. Hay que aceptar que hay nuevos soportes tecnológicos que compiten contra el libro, pero también gente que está dispuesta a leer poesía en esta tecnología. No tiene nada malo, pues hace 1500 años no existían los libros, pero existieron  Séneca y Aristóteles. Antes y después de los libros tiene que prevalecer la ciencia, la poesía, y los profesores tienen utilizar esos medios pues los jóvenes viven en ese medio. Lo que pasa es que los instrumentos y las herramientas no van a sustituir a la persona, a vivir sólo se aprende de otro ser humano, no de una máquina. La máquina puede informar, puede ayudar a localizar, pero a vivir se aprende de otros ser humano.

– ¿Filosofía o literatura?

– Yo creo que una lleva a la otra. Las grandes obras literarias pueden ser leídas de alguna forma contendiendo filosofía. Mis últimos años cuando fui profesor en la Universidad Complutense, mi curso se llamaba ‘filosofía y literatura’ lo dedicaba a hablar de la filosofía en los grandes literatos en Shakespeare, Borges, Cervantes y otros. También creo que las grandes obras literarias tienen un trasfondo filosófico y la literatura te puede llevar a leer filosofía. La persona se forma atendiendo todo lo que despierta el espíritu.

– ¿Cuáles son los libros que definiría como clásicos?

– Hay libros en los que todo mundo concuerda en llamarlos clásicos: Hamlet, de Shakespeare; El Quijote, de Cervantes; La Divina Comedia, de Dante. Pero hay otros en donde es más difícil ponerse de acuerdo. (Gilbert Keith) Chesterton tenía una definición al respecto: un clásico es un rey del que se puede desertar pero no destronar. Lo cual significa que no podemos negar que tienen un peso en la huella de la literatura.

– ¿Porqué se retira de los libros?

– He buscando que todos mis libros sean para un público amplio y cualquiera pueda leerlo. Pensando en el lector joven. En mi ultimo libro he querido no que sea una puerta, sino un camino accesible y bueno, dicen que en esta vida hay que tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro. Yo tuve un hijo, planteé un árbol en Argentina y he escrito muchos libros, ya se me puede dar por cumplido.

A su charla acudieron más de 3 mil personas, decenas de ellos docentes y personal administrativo de la UAA en un día inhábil habrá que destacar.