Tributo escénico a Octavio Paz

Tributo escénico a Octavio Paz

La Jornada

CDMX.- La oscuridad, los edificios como ideales, el tiempo y la muerte a través de poesía y música en una propuesta de teatro en sitios inusitados vertebran el recorrido Nocturno: homenaje escénico a Octavio Paz, que se estrenó el jueves en tres espacios del Centro Histórico que fueron emblemáticos para el premio Nobel de Literatura 1990.

Inspirado en Nocturno de San Ildefonso, del poeta y ensayista, el paseo escénico conjura la emoción y las certezas inscritas en el poema para lograr una especie de ensalmo que lleva a otro tiempo, al mundo y reflexiones del autor, en versión de la Compañía de Teatro El Ghetto.

El muchacho que camina por este poema,/ entre San Ildefonso y el Zócalo,/ es el hombre que lo escribe:/ esta página/ también es una caminata nocturna./ Aquí encarnan/ los espectros amigos,/ las ideas se disipan es un fragmento del poema de Paz que parece prologar con exactitud el paseo.

Ese recorrido, dirigido por Agustín Meza, conmemora el sesquicentenario de la Escuela Nacional Preparatoria, medio siglo del ingreso de Octavio Paz a El Colegio Nacional y 25 años del mandato que administra el Antiguo Colegio de San Ildefonso. Se desarrolla en esos dos recintos ubicados en el primer cuadro de la Ciudad de México, presentes en el poema del autor de El laberinto de la soledad.

Se inicia junto al Templo Mayor. ahí, en dos camas instaladas bajo el cielo y la luna llena, reposan dos actrices, quienes invitan a un asistente a charlar, mientras dos hombres las iluminan con quinqués y observan de forma benéfica. Edificios coloniales, el costado de la Catedral Metropolitana y la vista de las ruinas mexicas son el fondo de este acto.

Llegan a ellos los sonidos de danzantes, caracoles y tambores. Dos músicos, integrantes del elenco, completan el ambiente sonoro con xilófono, clarinete, acordeón, ukelele y su canto nostálgico. Mientras, las dos actrices hablan del cielo, susurran ensoñaciones o se comunican en silencio con sus temporales interlocutores.

Trascender convenciones del teatro

En una de las camas, un hombre escucha “no podrás recordar mi olor, ni mi tacto, ni todas las palabras bonitas que nos dijimos, las promesas… ¿Me quieres? Un día los hombres…”, luego se marcha, bailando. Los siguientes escenarios son escalinatas en San Ildefonso y El Colegio Nacional, así como el techo de este último recinto.

En la escalera, al frente de una vista casi onírica, donde una mujer corre en su lugar tras un faro sostenido por un hombre, mientras otro actor pasea en un triciclo, una protagonista recita un fragmento del poema génesis del montaje. Más tarde se reúne con el otrora poseedor del vehículo. Continúan, a coro la declamación.

El público es llamado al absorto, parece concentrado en sí mismo, en sus pensamientos y el recuerdo. Como si escuchara la conversación del poeta, que es muchacho y hombre. No nos faltó entereza:/ nos faltó humildad./ Lo que quisimos no lo quisimos con inocencia, se lee el fragmento en un muro de la siguiente locación: El Colegio Nacional, institución que publica el poema Nocturno de San Ildefonso, como parte de la celebración, el cual estará en librerías a mediados de mes.

El montaje tiene la cualidad de la simpleza, con escenarios de pocos elementos: alguna pancarta, un camisón pendiente de un lazo y la iluminación natural de los sitios arquitectónicos que lo albergan; llevada a su punto más alto en la utilización de una especie de estrado en la cima del edificio de marras. Responde así a los postulados de El Ghetto, empeñada en el desarrollo de propuestas que sobrepasen las convenciones del teatro.

El recorrido Nocturno: homenaje escénico a Octavio Paz, producido por El Colegio Nacional, el Antiguo Colegio de San Ildefonso, la Autoridad del Centro Histórico, la Secretaría de Cultura capitalina, Teatro para el Fin del Mundo y Monos Teatro, concluirá temporada el 2 de diciembre, con funciones jueves, viernes y sábados a las 18:30 y 20 horas. Los accesos, gratuitos, se pueden conseguir en el sitio web nocturno.boletia.com.

Además, se impartirá el taller El cuarto se ha enarenado de luna: vida y obra de Octavio Paz, el siete de noviembre a las 19 horas, así como un laboratorio de investigación y experimentación escénica, el 15 y el 16 en el Centro Cultural de España.