¿Sin ganas de sexo? Las causas y las soluciones

¿Sin ganas de sexo? Las causas y las soluciones

Redacción

¿Llevas un tiempo completamente inapetente? No te agobies, a todos nos pasa, el deseo fluctúa a los largo de la vida por diferentes factores, hormonales, circunstanciales o emocionales, y además, la ausencia de deseo sexual es más habitual en la mujer que en el hombre. Pero si la racha se está alargando demasiado, es el momento de buscar las causas para empezar a poner soluciones.

“Las causas biológicas de la falta de deseo suelen ser endocrinas (bajo nivel de estrógenos, andrógenos, prolactina alta o alteraciones del tiroides), o debidas a efectos secundarios de medicamentos (antidepresivos, anti andrógenos, anti psicóticos, etc.), pero también por alcoholismo o drogadicciones”, dice Mireia Busquets, ginecóloga de mediQuo. La menopausia y premenopausia son épocas en las que las alteraciones hormonales suelen producir falta de deseo sexual, acentuado además por la sequedad vaginal, que hace las relaciones más dolorosas.

¿Tomas la píldora? Como dice la Dra. Busquets, “se ha descrito un menor interés sexual en mujeres que usan pastillas anticonceptivas”. Aun así, como recalca la experta de mediQuo, “en cada caso hay que valorar y descartar otras causas antes de atribuirlo a los anticonceptivos ya que parece que algunas mujeres tendrían más predisposición a notar ese efecto que otras”.

La pérdida del deseo sexual está muchas veces relacionadas con causas que no se pueden medir en términos científicos. Y es que, como dicen los sexólogos, el principal órgano sexual es el cerebro. “En efecto -apunta la Dra. Busquets-, la falta de deseo se relaciona con depresiones, problemas en la relación de pareja y, en general, con cualquier quebranto importante en el bienestar y en la salud de las personas”. 

La maternidad también es un factor que influye en tu apetito sexual, dice la doctora: “es habitual que en el postparto la mujer tenga menos deseo sexual y eso se puede explicar por la suma de varios factores: el principal, los niveles hormonales, pero también cambios en el cuerpo y la imagen corporal, la presencia de cicatrices derivadas de los partos vaginales, como episiotomías o desgarros; también el cambio de prioridades, que hace que la madre se centre en el cuidado de su bebé, puede repercutir en la vida sexual; pero estos factores pueden ir mejorando con el tiempo”.

Una baja autoestima, los complejos o inseguridades también pueden estar detrás de una libido baja, sobre todo si estás con alguien que te encanta pero piensas que es mejor que tú. 

Si no estás tomando la píldora, ni acabas de ser mamá, ni tomas ninguna medicación anormal y ni el estrés ni el cansancio sueñen tumbar tu deseo sexual, quizá algo te pasa con tu pareja… Vamos a repasar algunas posibles causas de tu falta de deseo hacia tu pareja para ver si alguna te “resuena”:

– Falta de comunicación con tu pareja. ¿Te cuesta llegar al orgasmo con él porque no te estimula lo suficiente? ¿No tenéis la suficiente intimidad como para sentirte cómoda durante el sexo? Efectivamente, si no sabe lo que te gusta o lo que necesitas, es difícil que pueda complacerte en la cama, así que te toca superar la vergüenza y sentarte a hablar con él.

– ¿No confías en él? Si te ha sido infiel, si su comportamiento es raro o no te trata con el suficiente respecto, es muy posible que esa falta de confianza en él esté afectando a tu libido. Tienes tres soluciones: dejar esa relación, hablar claramente con él de lo que te ocurre o proponerle una terapia de pareja.

– ¿La rutina te está haciendo mella? Es normal, esta es una de las principales causas que matan el deseo en pareja. Ahí la solución sólo la tenéis vosotros: tendréis que esforzaros para darle un giro a vuestra relación y buscar cosas que os motiven dentro y fuera de la cama.

– ¿Ya no estás enamorada? A veces esta es la causa velada de que no nos apetezca acostarnos con nuestra pareja. Pero no es fácil reconocerlo, así que ahí te dejamos la pregunta.

– Reparto de tareas. Esta es una causa que afecta al deseo de muchas mujeres. Que trabajando fuera ambos seas tú quien tenga la mayor carga de trabajo en casa y con los niños “quema mucho”, genera mucha frustración y resentimiento hacia la pareja, Y eso mata el deseo. Así que si no entiende por qué no quieres acostarte con él, dile que pruebe a hacer los baños, la colada, la cena de los niños y la compra, a ver si luego tiene “ganas de fiesta”.

Con información de Women´s Health