Sin acuerdo conflicto entre normalistas de Cañada Honda y el IEA

Francisco Espinosa

Aguascalientes, Ags.- Parado frente a la puerta de la escuela normal rural Justo Sierra de Cañada Honda, Francisco Chávez, director del Instituto de Educación de Aguascalientes (IEA), hablaba por teléfono con “Gaby”, una de las 200 normalistas que bloqueaban desde las seis de la mañana los cuatro accesos del IEA donde permanecían cerca de 14 personas en el inmueble. “Yo ya cumplí. Estoy aquí donde me dijeron y ustedes no están cumpliendo con su palabra”, repetía Chávez con el rostro cansado y molesto luego de una mañana movida entre la capital y la localidad.

Tras una mañana convulsa donde intentó persuadir la toma del IEA, le fue solicitado a Chávez que se presentará en la puerta de la escuela rural en Cañada Honda. Así accedió el director quien se trasladó con la promesa de que una vez allí, se dejaría el libre acceso y salida del personal en el IEA. Sin embargo, una vez que llegó, le exigieron adentrarse al inmueble donde lo esperaban más normalistas, además de que les prometiera que accederían a cumplir puntualmente cada una de las peticiones de su pliego.

El eje central de los reclamos tiene nombre y apellido: Armando Olvera. El profesor, ex director del Centro Regional de Educación Normal de Aguascalientes (CRENA), es el hombre que las normalistas quieren para que sea su próximo director. La convocatoria para este puesto se abrirá a mediados de enero, cuando se presente una terna para que una comisión elija al mejor perfil para ocupar el cargo, “lo que hemos hecho toda la vida”, aseverá Chávez.

El director del IEA dejó muy claro que el profesor Olvera tiene todo el derecho de presentarse como uno de los aspirantes, “pero de ninguna manera se va a imponer a alguien. Las leyes no se negocian.” Luego del intento fallido por disuadir el bloqueo del IEA, Chávez afirmó que la denuncia impuesta por privación de la libertad sería ratificada contra quien resultara responsable. “El edificio está bajo mi custodia, soy responsable. El uso de la fuerza pública quedaría en manos de la autoridad judicial”, contó.

Lamentó el hecho de que no se haya podido llevar a cabo la repartición de bonos para jubilados, como se tenía programado, debido a la toma de las instalaciones desde las 6 de la mañana. Sobre un castigo para las involucradas, aseguró que desde sus facultades, “lo único que podemos es llevar las acciones consecuentes por su ausencia en las aulas, más no.”

Rechazó tajantemente los discursos previos sobre que no haya accedido a hablar con las normalistas, como ellas mismas declararon ante la prensa. “Todos los días van, todos los días se les atiende. Es mentira. Una cosa es que no se les atiende y otra que no se les resuelva positivamente”, explicó Chávez. Manifestó que las estudiantes no entienden que él no tiene facultad para imponer a un director de escuela, sino que se hace a través de un proceso.

Aclaró que en cinco años de administración, es la primera vez que solicitan algo así. Aprovechó para recordar que “en el reglamento de la propia escuela, la participación de los alumnos es meramente académico, cultural y social. En ningún momento se dice que tendrán participación para poner a un directivo.”

Tajantemente aseguró que “no será Aguascalientes quien violente alguna norma.” Por último, solicitó el apoyo y comprensión a la ciudadanía “para que no permitamos que se les entregue la escuela a las alumnas para que tengan a un director afín a sus principios ideológicos y que permita que se sigan llevando acabo estas actividades. Si en estos momentos, con un director de mucho prestigio que ha elevado la calidad de la educación, se salen de control este tipo de situaciones, imagínense si les entregamos la escuela.”