Sigue la violencia al rojo vivo en Veracruz a pesar de cambio de gobernador

Sigue la violencia al rojo vivo en Veracruz a pesar de cambio de gobernador

Sin Embargo

Xalapa, Ver.- La violencia entre el último día de gobierno de Javier Duarte y los dos primeros de su sucesor Flavino Ríos Alvarado arrebató la vida a al menos 18 personas en diferentes municipios de Veracruz. Mientras que maestros y pensionados tomaron las calles de Xalapa en demanda de recursos.

Desde que Flavino Ríos Alvarado tomó posesión como Gobernador interino de Veracruz, hace 48 horas, 13 personas han sido asesinadas. Mientras que en Xalapa un bloque de pensionistas y maestros demandan pagos por más de 9 mil millones de pesos.

Es el recuento para el sucesor de Javier Duarte de Ochoa, a dos días de haber sido elegido por siete legisladores priistas, miembros de la Comisión Permanente en la sexagésima legislatura veracruzana. “Seré un gobernador cercano a la gente y Veracruz tendrá un nuevo rumbo”, aseguró Ríos Alvarado, vanagloriados con palmas de sus homólogos de partido político.

La primera acción fue asistir a Minatitlán Veracruz, el pueblo que asegura lo vio crecer y que también hoy se ubica como el octavo sitio más inseguro del estado, de acuerdo con la numeralia del Sistema Nacional de Seguridad.

Allí, el mandatario interino aseguró que la calma volvería a las tierras de Agustín Lara, luego del pacto con las Fuerzas Federales que arribarán al sur de la entidad en los días próximos.

“Nos reunimos con los presidentes municipales, con el Ejército, con la Marina-Armada, con la PGR, la PF, el CISEN […], porque la seguridad es una responsabilidad compartida de los tres niveles de gobierno” emitió el ejecutivo sustituto.

Sin embargo, a la par de su discurso los enfrentamientos entre sicarios y las fuerzas del orden tejían el saldo de ocho decesos, una mujer y ocho varones, además cinco homicidios. Sucesos registrados desde Las Choapas, en la frontera con Tabasco, hasta Tuxpan, cercano a Tamaulipas. Cinco civiles, dos policías estatales y un petrolero entre las víctimas más recientes.

Así la herencia de Javier Duarte de Ochoa, comenzaba a ser abonada, minuto a minuto, en el periodo de Ríos Alvarado. No obstante que el ex secretario de gobierno prometía diálogo con empresarios jarochos, en las redes sociales se anunciaba la unión entre maestros y pensionistas, que juntos marcharían hasta el palacio de gobierno para exhibir adeudos millonarios que anteceden desde el año de 2014.