Senadores de Aguascalientes: Mucha controversia y poco trabajo

Senadores de Aguascalientes: Mucha controversia y poco trabajo

Gilberto Valadez

Aguascalientes, Ags.- A casi dos años y medio de haber tomado posesión, la tercia de representantes en el Senado de la República se ha caracterizado más por controversias que debido estrictamente a su trabajo legislativo.

De esta manera la panista Martha Márquez Alvarado, su compañero de bancada Antonio Martín del Campo, así como el morenista Daniel Gutiérrez Castorena han visto transcurrir dicho lapso en mantener posturas a favor o en contra del gobierno federal, de acuerdo a sus colores.

Pero también se han venido arrastrando señalamientos por sus posiciones personales en temas de la vida, la legalización de la marihuana, sus aspiraciones futuras o hasta por llevar a sus hijos a una sesión del pleno. Aunque de su trabajo parlamentario hay poco que mencionar.

Marta Márquez: la Provida

Cercana al grupo político del gobernador Martín Orozco Sandoval, la panista Martha Márquez Alvarado desfiló por áreas de la actual administración –pasando de Desarrollo Social a la contraloría- hasta obtener la primera posición local para la Cámara Alta.

A las semanas de su triunfo, Márquez Alvarado dio a luz a una hija. Pero al poco tiempo, esto derivó en su primera controversia cuando llevó a su bebé a sesiones del Senado, incluso para subir a dar un mensaje ante el pleno, lo que generó críticas de la oposición. La panista se defendió alegando haber recibido bullying de sus compañeros; principalmente varones.

Ya en plena pandemia, Márquez Alvarado se ha convertido en férrea crítica de la principal imagen del gobierno federal en la contingencia: Hugo López-Gatell, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, de quien ha pedido reiteradamente su renuncia.

Ambas partes se vieron las caras durante una comparecencia del subsecretario en la Cámara Alta, el pasado 29 de julio, donde Márquez levantó una pancarta con el mensaje: “Los mexicanos están tomando las calles, yo el Senado”. Pero la panista ocupó el asiento que le correspondía a Mónica Fernández en su calidad de presidenta de la mesa directiva.  Esto derivó en un enfrentamiento físico con Antarez Vázquez, senadora de Morena, quien intentó arrebatarle la pancarta a la aguascalentense y ambas forcejearon en pleno recinto. Fernández también denunció que Márquez de supuestamente habérsele ido encima.

Las críticas de Martha Márquez a Gatell prosiguieron y la panista presentó una denuncia ante la Secretaría de la Función Pública en contra del subsecretario el pasado 13 de agosto.

Ligada a agrupaciones conservadoras, ha evidenciado algunas de sus contradicciones. En septiembre de 2019, Márquez apoyó la película Inesperado, promovida por la agrupación ultraconservadora Provida. En contraparte, el pasado 26 de noviembre la agencia Latinus recogió declaraciones de la senadora quien ante el desabasto oficial de medicamentos declaró literalmente “ojalá mate a más gente del poder para ver si así reflexionamos”.

Pero las controversias de Márquez se han dado incluso entre sus compañeras de partido. En diciembre último, se lanzó contra la alcaldesa de Aguascalientes, Teresa Jiménez, también blanquiazul, a la cual acusó de corrupción por haber avalado un contrato millonario a favor de inversión de energía limpia.

Martín del Campo: el eterno aspirante

Juan Antonio Martín del Campo llegó a la Cámara Alta luego de una amplia trayectoria en el PAN, donde lo mismo fue elegido diputado local, presidente del partido y hasta alcalde de Aguascalientes.

Ya en el Senado, el panista se ha lanzado contra yerros del gobierno federal como la distribución de combustible por vía terrestre a inicios de 2019, la consulta sobre el nuevo Aeropuerto. Recién éste año presentó una denuncia ante el Instituto Nacional Electoral contra Morena, al que acusó de utilizar el tema de las vacunas Covid, con fines electorales.

Sin embargo, también Martín del Campo ha mantenido su rechazo a las políticas más actualizadas, comenzando por su negativa a la legalización del uso lúdico de la marihuana promovida en la Cámara Alta.

En contraparte, las críticas a su desempeño han sido una constante. El pasado 23 de julio, el diputado local por Morena, Heder Guzmán Espejel, cuestionó el desempeño de Antonio Martín del Campo, así como los resultados que haya brindado para Aguascalientes. “Ha sido un senador prácticamente nulo para el estado. Yo le diría que ponga sus barbas a remojar, pues muy poco se le ha visto”, declaró.

Sin embargo, las críticas también han salido de otros sectores no vinculados a la política. El 23 de abril del año pasado, Martín del Campo participó en un debate en un programa radiofónico de la ciudad, bajo el tema de la Ley de Amnistía. En un momento dado, el panista argumentó que esta desamparaba a víctimas de los hechos delictivos no violentos o graves y hasta la posibilidad de la liberación de narcotraficantes. Durante ese programa, Edgar Guerra, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) Región Centro, evidenció al senador. “Yo desconozco qué esté leyendo el senador y comentando sobre ella, la que se aprobó ayer en el Senado es algo completamente distinta. En ningún momento se está anunciando una liberación masiva de personas presas por delitos graves”, cuestionando a Martín del Campo por hacer más “campaña política”.

Eterno aspirante a la gubernatura, Martín del Campo también fue crítico contra su partido. El pasado 3 de noviembre, demandó evitar nuevos enfrentamientos en el PAN. Asegurando que “con un buen candidato, hasta el PRI nos puede hacer ruido”.

Gutiérrez: el sindicalista sin brillo

Impulsado por Morena, Daniel Gutiérrez Castorena se convirtió en el primer candidato de Aguascalientes elegido al Senado en un partido ajeno al PRI y PAN, que habían marcado un bipartidismo; al menos en las últimas dos décadas.

Surgido del sindicalismo, Gutiérrez Castorena tenía el antecedente de haber sido dirigente de la Asociación de Catedráticos e Investigadores de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (ACIUAA). Esta carta de presentación pareció marcarlo desde un comienzo: en octubre de 2018, luego de haber tomado posesión, hizo el llamado a que sindicatos rindan cuentas.

El 11 de mayo de 2019 se lanzó contra los sindicatos vinculados al PRI y dijo que esto quedaría superado con la nueva reforma laboral. “Teníamos dirigentes coludidos con conciliación y arbitraje, con los patrones y por eso los trabajadores en México nunca pudieron tener una verdadera democracia sindical”.

Gutiérrez Castorena abundó que el documento avalado por esas fechas preveía adecuaciones a fin de que cada trabajador cuente con libertad de afiliación al gremio y elegir libremente a sus representantes.

Pero también se ha enfocado en defender el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. El 19 de abril de 2019, Daniel Gutiérrez acusó a PAN y PRI de impedir lo que llamó “el avance de la Cuarta Transformación”.

A últimas fechas, el trabajo del morenista ha sido poco llamativo. De lo último que se supo fue haber sido uno de los miembros del Senado que se contagió de Covid-19 en los albores de la pandemia, durante abril del año pasado. Nada más.