Rincón de Romos: la alcaldía donde ningún partido consigue repetir

Rincón de Romos: la alcaldía donde ningún partido consigue repetir

Gilberto Valadez

Rincón de Romos, Ags.- Ubicado en el norte del estado y con una población superior a los 50 mil habitantes, Rincón de Romos se ha convertido en el municipio de Aguascalientes donde ningún partido puede repetir colores en la alcaldía.

A lo largo de los últimos 25 años, han desfilado hasta cinco diferentes institutos políticos asumiendo las riendas de la presidencia municipal, algunos de ellos en coaliciones, pero que generalmente a la primera votación que enfrentan son rechazados por su ciudadanía y no pueden entregarle el poder a un candidato de sus mismos colores.

El ejemplo más reciente es el de Francisco Rivera Luévano, quien el domingo último se alzó con el triunfo en la cabecera por medio de una coalición formada por Morena, PT y Nueva Alianza que contabilizó el 27 por ciento de los sufragios para imponerse a la candidata del PAN-PRD, Juana Castillo Romo, quien se estacionó en el 19 por ciento de los votos y no pudo ratificar la victoria blanquiazul de hace tres años.

Irónicamente, en la votación de 2019, Rivera Luévano había perdido en su intento de reelegirse cuando fue vencido por el panista Jesús Prieto Díaz, merced al 33.16 por ciento de la votación oficial, superando de forma apurada al alcalde en funciones, a quien solamente le alcanzó para el 29.74 por ciento.

El juego de la silla

Como a varios municipios del estado, la transición política llegó a Rincón en las elecciones intermedias de 1995. En ese año, el PAN proclamó su triunfo en alcaldías como Aguascalientes y Calvillo, pero también en Rincón de Romos por medio de Javier Sánchez Torres.

Pero también desde entonces se generó el fenómeno de alternancia inmediata en todos los colores. Pues mientras el PAN mantuvo el poder en otras plazas, en las votaciones de 1998 hizo maletas y entregó las llaves del municipio al candidato del PRI, Juan José Palacios.

Mientras que para los comicios de 2001, el Partido Verde fue quien levantó los brazos en alto gracias a la candidatura de José Manuel Valdez Gómez, pero tres años después el PRI recuperó la plaza con la elección de Juan Manuel Méndez Noriega, por cierto el único candidato del PRI que pudo ganar ese año una elección inclinada casi por completo a favor del PAN.

Las controversias

Al cambio de colores se fueron sumando las controversias. En las votaciones de 2007, el triunfo correspondió de nueva cuenta al Partido Verde en la persona de Ubaldo Treviño, cuya administración fue investigada con lupa por supuestos malos manejos. Para el año 2012, Treviño fue detenido y acusado por peculado de 25 millones de pesos en gestión como alcalde, lo que le valió una sentencia de seis años; aunque salió en febrero del 2018.

Mientras tanto en Rincón de Romos, proseguiría el jaloneo de partidos por la alcaldía. El PRI recuperó el poder con el triunfo de Roberto Romo Marín en las elecciones de 2010, sobre quien también hubo algunos señalamientos de supuestos malos manejos, nunca comprobados.

El Partido del Trabajo fue el cuarto instituto político en ganar esta plaza, durante las elecciones de 2013 por medio de la candidatura de Fernando Marmolejo que sumó el 31 por ciento de la votación.

Para las elecciones de 2016, el Partido del Trabajo también estuvo en el equipo ganador, pero ya no como capitán de la nave. Ese año fue la primera victoria de Francisco Rivera Luévano, promovido por el Partido Nueva Alianza, apoyado por PRI y PT, que ganó una cerrada votación al panista Humberto Rodríguez Castorena, oficialmente por apenas 295 votos de diferencia.