Rescatan a tigre que estaba encerrado en un departamento en el Estado de México

Rescatan a tigre que estaba encerrado en un departamento en el Estado de México

Redacción

Ciudad de México.- Un tigre fue rescatado de un departamento en Chimahuacán, en el Estado de México. El animal había causado temor constante a los vecinos y a las propias autoridades.

La historia comenzó el viernes 11 de marzo, cuando vecinos de la colonia Adolfo López Mateos detuvieron una patrulla para reportar a los oficiales que habían visto a un tigre desde la ventana de un departamento, lo que los dejó fascinados y atemorizados.

Acompañados por bomberos del municipio, los policías tocaron la puerta, pero nadie les abrió. El equipo se dividió: unos custodiaron al animal con pistola en mano y otros fueron al Ministerio Público Federal más cercano para intentar conseguir una orden de cateo para entrar por la fuerza al domicilio.

Para el amanecer del sábado, los funcionarios locales y federales estaban listos para tomar posesión del tigre aunque su dueño no apareciera. La urgencia era obvia: si el animal sentía hambre, podría derribar fácilmente la puerta.

Lo peor era que a unos 500 metros se encuentra una escuela, una iglesia y una tienda de abarrotes. Cada momento aumentaba el riesgo de una tragedia.

El inspector Lucio Arturo García Gil recuerda que cuando entró al departamento, pensó que era un milagro que el animal siguiera con vida, debido a las precarias condiciones en las que vivía.

La sala era la zona de desastre que deja un huracán cuando los vientos se apaciguan: el sillón hecho trizas, la mesa reducida a astillas, las cortinas convertidas en jirones de tela, pero lo más impresionante era el piso: hasta en el cemento, las garras habían dejado surcos profundos.

Este tipo de animales están relacionados con el crimen organizado.

García Gil conoce los peligros que ocultan estos operativos: en 2008 recuperó varios tigres de una mansión al sur de la Ciudad de México, propiedad del cártel de los Beltrán Leyva, y lo ha hecho en zonas de dominio de cárteles en la capital mexicana y Estado de México. Su colaboración en recuperaciones de “felinos mayores” se ha extendido por todo el país, especialmente donde el crimen organizado ruge más que el gobierno.

Una cifra oficial ilustra este fenómeno: 32 felinos mayores fueron rescatados por autoridades federales entre 2018 y 2021, según Profepa.

Con información de Milenio