PRI Aguascalientes: de aplanadora a su (literal) mínima expresión

PRI Aguascalientes: de aplanadora a su (literal) mínima expresión

Gilberto Valadez

Aguascalientes, Ags.- De haber sido el partido aplanadora durante décadas, ganando todas las posiciones a votación del Congreso de Aguascalientes, el Partido Revolucionario Institucional llegó a su punto más bajo este 2021 cuando solamente contará con una diputada en la siguiente legislatura local.

Pero hablar del dominio priista en Aguascalientes no es ni siquiera hablar del siglo pasado. Todavía en las votaciones estatales de 2010 y 2013 el tricolor se mantuvo como la primera fuerza del Congreso. Aunque  de manera paulatina fue cediendo posiciones primero al PAN y después a Morena.

Actor principal en varios comicios, el PRI se conformará con ser un actor secundario por los siguientes tres años después de una exigua contabilidad de 46 mil sufragios que no representan ni el diez por ciento de la votación.

Sube y baja

Las votaciones estatales de 1992 representaron la última vez que el PRI pudo ganar un carro completo en Aguascalientes. Además de refrendar la gubernatura y la alcaldía capitalina, el tricolor arrasó con los 18 distritos de mayoría relativa y todavía le dieron dos escaños plurinominales para un total de 20 diputados. El resto de las siete curules legislativas locales se repartieron de manera individual entre PAN, PRD, PPS, PARM y el Partido del Frente Cardenista.

Sin embargo, a los pocos años el PRI a nivel nacional tuvo que acostumbrarse a las derrotas.

En 1995 perdería las gubernaturas de Jalisco y Guanajuato, mientras que en el caso de Aguascalientes el PAN se impuso por primera ocasión en el control de la alcaldía capital.

Para las votaciones del Congreso de Aguascalientes, la situación terminó en empate, pues tanto el PAN como el PRI se repartieron los 18 distritos con nueve victorias por bando, aunque Acción Nacional se hizo de cuatro plurinominales por dos del tricolor. 

Finalmente, el PRI sería desplazado como primera fuerza política luego de los comicios de 1998, año en que el PAN se hizo de la gubernatura y además pasó a ser mayoría legislativa con 12 curules de mayoría y cuatro de representación proporcional. El PRI lograría rescatar seis distritos y pudo hacerse de otras cuatro plurinominales para un total de diez escaños. La última pluri fue para el PRD en una Legislatura que solamente tuvo representación de tres partidos políticos.

No obstante, el ex partido aplanadora volvió a recuperar terreno en los comicios estatales de 2001 cuando le arrebató el Congreso al PAN con un total de 12 diputaciones, tres de representación proporcional; en tanto que el blanquiazul se estacionó con diez legisladores.

Rueda de la fortuna

Un nuevo retroceso sufrió el PRI Aguascalientes en las votaciones del 2004, cuando el PAN encabezado por la candidatura de Luis Armando Reynoso Femat arrasó con la competencia. Triunfos en la gubernatura, en diez alcaldías y el control mayoritario 18 diputaciones en el Congreso.

El tricolor apenas pudo ganar la presidencia municipal de Rincón de Romos, mientras en el Congreso quedó como segunda fuerza con apenas cuatro diputados, para entonces su peor resultado legislativo. Los diputados del PRI en esa ocasión, todos varones, fueron Martín Gerardo Arenas, Honorio Herrera, Armando Guel y Francisco Díaz Alvarado, los dos últimos de representación proporcional.

Sin embargo, el irregular gobierno de Reynoso Femat y divisiones del grupo mayoritario del Congreso dieron al traste con la mayoría panista. De esa forma, el PRI tuvo mejor suerte en las elecciones de 2007, donde además de arrebatarle la alcaldía al PAN luego de doce años, el PRI volvió a ser la primera fuerza del Poder Legislativo con once representantes de mayoría relativa y tres plurinominales para un total de 14.

Al paso del tiempo, vendrían modificaciones a los códigos electorales que evitarían la sobrerrepresentación que logró tener el PRI en décadas pasadas y además favorecieron la equidad de género que se volvió habitual a últimos años.

Principio y fin

Con todo, el tricolor de Aguascalientes tuvo un segundo aire en las elecciones de 2010, pues además de recuperar la gubernatura, también consolidó su control del Legislativo llegando hasta 14 diputaciones, 12 de mayoría y dos plurinominales. Aunado a que sus entonces aliados PANAL y PVEM sumaron otras cinco curules. Por el contrario, el PAN apenas se quedó con cuatro representantes.

Sin embargo, el toma y daca político generó un nuevo equilibrio de fuerzas en Aguascalientes, pues en las votaciones de 2013 Acción Nacional recuperó la alcaldía de la capital y algunos municipios como Calvillo y Jesús María. Pero el Revolucionario Institucional permaneció como la primera fuerza del Congreso, ganando 12 curules, diez de mayoría relativa. Aunque el PAN ya advertía un crecimiento con siete diputaciones.

Un nuevo fracaso priista llegó en las votaciones de 2016, sumado a que el PAN recuperó la gubernatura, también el blanquiazul rebasó al tricolor en el Congreso alcanzando once diputaciones de mayoría y dos plurinominales para un total de 13, el tricolor permanecería como segunda fuerza con seis curules.

Sin embargo, el PRI seguiría perdiendo escaños y para los comicios de 2018 descendió a tercera fuerza política del Congreso, cuando Morena ganó cinco escaños, mientras que el PRI se conformó con cuatro curules, todas por la vía plurinominal: Lucía Armendáriz, Margarita Gallegos, Juan Manuel Gómez y Elsa Amabel Landín.

El descenso llega hasta la resaca electoral del 2021 en donde Verónica Romo Sánchez será la única representante tricolor en el siguiente Congreso del Estado, que tomará protesta en septiembre, y donde el PRI quedó reducido literalmente a su mínima expresión.