PRI Aguascalientes: cuatro meses de telenovela

PRI Aguascalientes: cuatro meses de telenovela

Gilberto Valadez

Aguascalientes, Ags.- De haber sido primera fuerza del estado hace una década, el Partido Revolucionario Institucional pasó a desinflarse hasta conformarse con escasas posiciones políticas y cuando aún no arranca el proceso formal para la renovación de alcaldías, ya se vio envuelto en numerosas controversias internas.

Aunado a que además de haber tenido que hacer movimientos en su oferta de candidaturas, también observó el relevo de su dirigencia estatal y el acomodo de posiciones rumbo al Congreso que, de nueva cuenta, generó polémicas.

El tricolor inclusive se ha visto relegado en la alianza multipartidista que la oposición ha formado a nivel nacional y que, en Aguascalientes, al antiguo partido aplanadora solamente le tomaron en cuenta para un distrito federal.

Los años maravillosos

Mejor panorama no pudo obtener el PRI Aguascalientes en las elecciones del año 2010. No solamente recuperó la gubernatura después de dos sexenios de gestiones del PAN, sino que además ganó el Congreso del Estado y la mayoría de presidencias municipales, incluyendo la capital que agrupa al 80 por ciento de la población en la entidad.

Sin embargo, al poco tiempo las diferencias entre los grupos del gobernador Carlos Lozano y la alcaldesa capitalina Lorena Martínez derivaron en inconformidades internas, sobretodo a la hora de elegir candidatos. Al grado que el PRI perdería el ayuntamiento de Aguascalientes en 2013, aunque pudo mantenerse como primera fuerza del estado.

Pero el tricolor ya iba en picada y ello quedaría más que evidenciado en posteriores comicios. El PRI perdió la gubernatura en las votaciones de 2016 y para 2018 había caído a tercera fuerza en el Congreso del Estado. En municipios, su influencia se limitó a conservar el municipio conurbano de San Francisco de los Romo.

Con todo, el partido parecía tener nuevos aires rumbo a los comicios locales de este año. A mediados de febrero se anunció la postulación de Blanca Rivera Río por la alcaldía capitalina. Esposa del ex gobernador Lozano, Rivera Río nunca había competido por un puesto de elección; aunque su candidatura de unidad fue recibida aparentemente con buen ánimo entre la militancia local. No tardaron en llegar los promocionales y las entrevistas en medios a la aspirante.

Pero también de forma inopinada, el 21 de marzo último, Blanca Rivera anunció que declinaba en sus aspiraciones; justificando una supuesta intromisión de la dirigencia nacional en torno a la designación de otras candidaturas.

“No me rajo”

Así, a unos días de la definición de candidaturas ante instancias electorales, el PRI tuvo que recurrir a la diputada federal Norma Guel Saldívar, quien previamente también había mostrado sus intenciones de ser candidata a presidenta municipal. El registro de Guel Saldívar fue ratificado el miércoles 31 de marzo en donde la ahora aspirante externó ante militantes: “no me bajo y no me rajo”.

Cabe mencionar que además de ser anotada como abanderada por la presidencia municipal, también se incluyó a Guel como aspirante a legisladora local de representación proporcional. Este hecho no convenció a instancias electorales, luego que el Tribunal Local Electoral determinó el viernes 9 que la candidata priista no podía ser aspirante al mismo tiempo para una diputación.

Nuevamente el PRI tuvo que hacer cambios contrarreloj y apenas esta semana se anunció que la primera posición plurinominal recaería en Verónica Romo, esposa de Francisco Guel Saldívar, hermano de la candidata a la alcaldía.

Mientras tanto, Blanca Rivera volvería para echarle más gasolina al fuego, cuando el pasado martes 6 reapareció con declaraciones a un diario de circulación nacional y donde reiteró sus críticas a la dirigencia nacional del PRI. “No me raje, me bajaron”, alegó.

Patito Feo

A nivel nacional, la dirigencia del PRI se sumó a la coalición denominada Va por México, que agrupa al conservador Partido Acción Nacional y al Partido de la Revolución Democrática, de corte de izquierda. También el tricolor formó alianzas en entidades con comicios internos, como el caso de Nuevo León donde contendería junto al PRD.

Mientras que en Aguascalientes, el PAN y el PRD sí formalizaron una alianza en varios de los distritos locales e incluso para la alcaldía de la capital que el blanquiazul viene gobernando desde 2013.

Aunque en diciembre último, el líder estatal del PAN, Gustavo Báez Leos, declaró a elclarinete.com.mx que buscaría entrevistarse con su entonces homólogo del PRI, Herminio Ventura, para discutir la posibilidad de una alianza en el estado que al final no se concretó.

Solamente la coalición tripartita fue forjada apenas para el primer distrito federal, donde va un abanderado panista: Noel Mata, ex alcalde blanquiazul por Jesús María.

El anuncio oficial de esta candidatura se llevó a cabo el 31 de marzo, en la sede estatal del PRI: única aportación del Revolucionario Institucional para esta alianza.