Pide PRI revivir el fondo de los “moches”

Pide PRI revivir el fondo de los “moches”

 

Reforma

CDMX.- El PRI en la Cámara de Diputados busca resucitar el popularmente conocido como fondo para moches.

El tricolor aspira a que en el Presupuesto de 2017 se consideren 10 mil millones de pesos para que los legisladores puedan realizar obra pública en sus distritos.

El priista Jorge Estefan, secretario de la Comisión de Presupuesto, reveló la intención de su bancada por buscar una reasignación de recursos para retomar el Fondo para el Fortalecimiento de la Infraestructura Estatal y Municipal, el cual no está considerado en el proyecto de presupuesto.

“Es muy poco lo que los diputados podemos apoyar con gestiones a nuestros distritos, pero el grupo parlamentario del PRI luchará por que se reconstituya este fondo”, dijo en entrevista.

“¿Diez mil millones?”, se le preguntó.

“No podemos pedir más. Fueron 10 mil (millones este año) y no (serán) más de 10 mil millones”, respondió.

Estefan, quien, además, es vicecoordinador de temas económicos de la bancada del PRI, reconoció que será difícil la reasignación de recursos dados los recortes planteados por la Secretaría de Hacienda al Ramo 23.

“Algo podrá hacerse si hay dinero. Si hay recursos para poder hacer movimientos o reasignaciones, habrá algunos fondos del Ramo 23 que puedan ser mejorados”, dijo.

En opinión de los senadores Ernesto Cordero y Mario Delgado, el PRI intenta revivir el fondo de los moches, que en años anteriores sirvió para que los legisladores repartieran recursos millonarios discrecionalmente.

“El PRI pretende revivir los moches, y es una vergüenza que pretenda seguir dilapidando el dinero.

“Espero que Hacienda no se deje extorsionar ni chantajear por los diputados”, indicó el panista Cordero, ex titular de la SHCP.

El senador Delgado, ex Secretario de Finanzas de la CDMX, acusó a los priistas de negociar con el método Atlacomulco, es decir, comprando diputados.

¿Para qué alcanza?

Los $10 mil millones que plantean reponer alcanzarían para:

-Dejar sin recorte el Seguro Popular, que perdería 9 mil 224 millones de pesos.

-Evitar ajustes en Prospera, vacunación, vigilancia de epidemias y control de sobrepeso y diabetes, que perderán más de 472 millones.

-Mantener fondeados los programas de Inclusión Digital y Apoyos a la Cultura y Educación Temprana de la SEP, que cuestan unos 6 mil 175 millones y que para 2017 no tendrán presupuesto.