Panteras: 50 años del equipo de Aguascalientes con más campeonatos profesionales

Panteras: 50 años del equipo de Aguascalientes con más campeonatos profesionales

Gilberto Valadez

Aguascalientes, Ags.- A punto de cumplir 50 años de su fundación, el club de baloncesto Panteras anunció una pausa en su trayectoria dentro del llamado deporte ráfaga y que le llevaron a tener el mayor número de campeonatos que un representativo de casa pueda en alguna liga profesional.

La quinteta felina contabilizó en total tres títulos en las competencias donde en algún momento les tocó participar, superando en éxitos a los otros dos representativos del estado en sus respectivas ligas.

Con todo, no es la primera vez que las Panteras desaparecen del mapa deportivo. Ya ocurrió algo similar hace más de dos décadas, cuando regresaron con un título que parecía imposible.

Los años maravillosos

A diferencia del béisbol que después de cinco décadas de profesionalismo llegó a Aguascalientes hasta los setentas o el propio futbol que arribaría en el actual siglo a la entidad, el baloncesto de primer nivel encontró casi desde un comienzo un sitio en esta plaza.

El Circuito Mexicano de Basquetbol (Cimeba) fue fundado en el año de 1970, pasando pronto a convertirse en la principal liga profesional de esa disciplina en México. En su competencia de apertura, los Guerreros de Chilpancingo se erigieron como su primer campeón.

Apenas dos años después, el Cimeba abrió las puertas a Aguascalientes con el club denominado Panteras, que a decir de algunas crónicas de la época estuvo a punto de ser llamado Vinateros. En su año de debut, el representativo utilizó como escenario la cancha José María Rodríguez, ubicada en la zona centro, a un costado del Templo de San Diego; pero con dimensiones físicas pequeñas que al poco tiempo resultaría insuficiente para recibir a aficionados.

En su primer año, Panteras fue dirigido por el entrenador Andrew Andy Stoglin, que incluso fue jugador de los Harlem Globetrotters, y que años después sería coach en equipos universitarios de Estados Unidos. No obstante, Stoglin apenas duró un año como entrenador de los felinos, siendo relevado por Rodolfo Reyna Soto.

Originario del municipio norteño de Tepezalá y con apenas 37 años, el profesor Reyna concretó un cuadro de respeto sobre la duela que incluyó a jugadores como Lou Small, Marvin Brown, Walter McCowen, Alejandro Rodrífuez a quien le decían el Tribilín o el poblano Samuel Campis, quien años después jugaría por México en los Juegos Olímpicos de Montreal 76.

Con esa plantilla, las Panteras de Aguascalientes tomaron por asalto el Cimeba, dominaron el circuito y se alzaron con el campeonato de la temporada de 1973, sobre los Dorados de Chihuahua.

No conforme con ello, el cuadro encabezado por el profesor Reyna demostró que lo ocurrido en esa campaña no había sido un golpe de suerte y repitieron el éxito para el torneo de 1974, de nueva cuenta venciendo en la serie final a los Dorados.

Panteras se convirtió en el primer bicampeón del Cimeba y estuvo cerca de un tercer título en fila, alcanzado la final en la competencia de 1975. Sólo que se vieron superados por los Dragones de Tijuana.

El declive

En 1974 se terminó de construir el Auditorio Morelos que pasó a fungir como nueva sede del baloncesto profesional. De la cancha José María Rodríguez no permaneció evidencia física tras ser derrumbada y únicamente quedó el recuerdo entre las personas que alguna vez ingresaron a sus instalaciones.

Un año después, fue construida una moderna unidad deportiva con motivo del 400 aniversario de la fundación de la ciudad, lo que incluyó un nuevo aforo para baloncesto, bautizado como el auditorio IV Centenario y que pasaría a ser la sede oficial de los felinos.

Desgraciadamente, debido a problemas financieros, las Panteras tuvieron que hacer su primera pausa en el baloncesto profesional. Rogelio Enríquez Aranda en el ensayo “Tradición del deporte en Aguascalientes”, menciona que ello sucedió por una devaluación en 1976, que ocasionó falta de recursos en el club.

El Cimeba no tuvo otro bicampeón hasta que las Abejas de Puebla lo hicieron en los certámenes de 1986 y 1987.

Precisamente ese último año, Panteras retornó al circuito con un plantel que incluyó nombres como Gamaliel Godínez y especialmente Norberto Mena, originario de esta ciudad y que llegó a ser seleccionado panamericano. El club vivió una época de gran respuesta entre la afición; pese a que ya no volvería a disputar otro campeonato.

El declive llegó en la década de los noventa, con malas temporadas y resultados sin sobresalir. Para 1999, todavía dentro del Cimeba, las Panteras afrontaron una de sus peores campañas que terminó con la desaparición del club.

Último rugido

En 2003, los empresarios Francisco y Alejandro Ramírez Orozco promovieron el regreso de las Panteras de Aguascalientes, ahora en la Liga Nacional de Baloncesto Profesional (LNBP). Aunque al principio aparecía como directivo, Francisco acabó siendo el entrenador para el torneo con una plantilla que incluiría a César Fierros, Jacinto Álvarez, Espartaco Ríos, Eduardo Maldonado, además de los foráneos Devon Ford, Chris Warren y Matt Mitchell. Sin muchas expectativas se afrontó la campaña del retorno. 

Mas jugando de manera inédita en el Gimnasio Olímpico, debido a trabajos de remodelación en el IV Centenario, las Panteras dieron la sorpresa alcanzando la serie final en su año de regreso y vencieron en seis juegos a la Ola Roja del Distrito Federal. El juego clave se disputó el 13 de diciembre de 2003, con triunfo de los felinos 100-91 para proclamarse monarcas.

Aunque el título representó un nuevo logro para el baloncesto de Aguascalientes, no se repetirían glorias. El club vivió luego temporadas de claroscuros, los hermanos Ramírez acabaron enfrentados. Incluso en la campaña de 2016, el cuadro fue descalificado de manera unilateral por la LNBP, ante la supuesta falta de jugadores debido a lesión.

Pero parecía haber Panteras para rato. Inclusive este año, en que se festejará el 50 aniversario del club en circuitos profesionales. Sólo que, de manera inopinada, la directiva anunció por medio de un comunicado que no tomaría parte en el siguiente certamen, causando la molestia de sus aficionados, inclusive entre quienes no simpatizan tanto con el deporte ráfaga.

De momento queda el recuerdo de los tres campeonatos de Panteras, una cifra superior a los otros clubes locales si se toma en cuenta que en béisbol, los Rieleros sólo tienen el título de 1978; mientras que el Necaxa desde su llegada en 2003 tiene dos campeonatos pero de segunda división y un Torneo de Copa.

Sin embargo, a diferencia del diamante o del empastado, la duela en Aguascalientes por el momento queda en silencio.