Organizaciones llaman a Armenia y Azerbaiyán a cesar hostilidades

Organizaciones llaman a Armenia y Azerbaiyán a cesar hostilidades

Redacción

Uno de los conflictos más antiguos del mundo, la disputa territorial entre Armenia y Azerbaiyán por un enclave separatista, se recrudeció este fin de semana y dejó decenas de muertos.

Pese a que en 1994 se firmó una tregua, el acuerdo de paz ha fracasado y los líderes de ambos países se responsabilizan mutuamente de esta nueva escalada de la violencia.

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, dijo este domingo que confía en recuperar el control de la región separatista.

Por su parte, la comunidad internacional insta a un cese inmediato de la violencia y pide que se inicie un diálogo de paz.

La Organización Naciones Unidas (ONU), Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia y la Unión Europea instaron a un alto el fuego inmediato.

El secretario general de la ONU, António Guterres, condenó los enfrentamientos en Nagorno Karabaj y dijo que va a hablar con los líderes de Armenia y Azerbaiyán para pedir que las hostilidades se detengan inmediatamente y que haya una vuelta al diálogo.

Por su parte, el Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que se había puesto en contacto con los dos países “para instar a ambas partes a que cesen las hostilidades de inmediato, a que utilicen los vínculos de comunicación directa existentes entre ellos para evitar una mayor escalada y evitar retóricas y acciones inútiles”.

La OTAN también ha instado a las partes en conflicto en Nagorno-Karabaj a cesar “de inmediato” las hostilidades que han estallado este domingo y que habrían causado bajas en los ejércitos azerí y armenio. 

En la misma línea se expresó la Unión Europea. “Las informaciones sobre hostilidades en la zona de conflicto de Nagorno-Karabaj son de la mayor preocupación”, ha dicho el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en su cuenta oficial de Twitter.

Los archienemigos Armenia y Azerbaiyán se acusaron mutuamente de iniciar enfrentamientos el domingo que cobraron al menos 23 vidas y amenazaron con involucrar a las potencias regionales Rusia y Turquía.

Con información de Vanguardia