Murió el actor británico Christopher Lee

Agencias

Londres, Inglaterra.- Christopher Lee, el prolífico y aristocrático actor británico que dio un giro dramático a villanos de la pantalla como el conde Drácula y Scaramanga, el enemigo de James Bond, murió. Tenía 93 años.

Lee apareció en más de 250 películas. Entre sus papeles más recordados están el del malvado mago Saruman en la trilogía “El señor de los anillos” y el del malévolo conde Dooku en dos producciones de “Star Wars”, de George Lucas. Pero muchos lo recordarán como el conde Drácula en “Hammer Horror”, la serie de filmes góticos producidos por el estudio británico que en las décadas de 1950 y 1960 fueron sumamente populares.

En algún momento criticó el encasillamiento, aunque la calidad y variedad de roles que interpretó, de Sherlock Holmes al fundador de Pakistán, aseguraron su papel en la historia de la actuación.

“Nunca quise ser una estrella de películas románticas”, dijo Lee a The Associated Press en 2002. “Soñaba con ser un actor de carácter, que es lo que soy”.

El distrito de Kensington y Chelsea en Londres emitió el jueves un comunicado confirmando que Lee murió el 7 de junio. El agente de Lee dijo que la familia declinó a hacer comentarios o proporcionar más detalles.

Christopher Frank Carandini Lee nació en Londres el 27 de mayo de 1922. Su padre fue un oficial del ejército británico que participó en la guerra de los Boer, en Sudáfrica, su madre fue la condesa Estelle Marie Carandini di Sarzano. Sus padres se separaron y su madre volvió a casarse, con Harcourt Rose, tío del creador de la saga James Bond, Ian Fleming.

Asistió al Wellington College, un internado de élite, y se unió a la Fuera Aérea Real durante la Segunda Guerra Mundial. Su mala vista le impidió ser piloto, pero sirvió como oficial de inteligencia en el Norte de África e Italia.

Luego de la guerra, Lee, de 1,93 metros de altura (6 pies, 4 pulgadas), firmó un contrato con el estudio Britain’s Rank y pasó la siguiente década interpretando papeles pequeños en miniseries y películas predecibles. También apareció brevemente en “Hamlet” de Laurence Olivier, en 1948, junto a su futuro compañero de “Hammer Horror” Peter Cushing.

En 1957 Lee inició su carrera en cintas terror y estelarizó “La maldición de Frankenstein”. En 1958 hizo su primera aparición como el vampiro en “Drácula”, en la que Cushing hizo el papel de Van Helsing.

Matthew Sweet, crítico de cine, dijo que Lee le dio una sensualidad al papel que encajaba con la época más permisiva. Mientras Bela Lugosi, el insuperable Drácula de los años 30, “adapta una pose y se desliza, Lee es duro y muscular”, escribió Sweet en el 2007.

“La actuación de Lee convenció a una generación de académicos de que Drácula era un libro sobre sexo, no sobre vampiros”, dijo Sweet.

Lee pasó a interpretar al vampiro de Transilvania en secuelas que incluyeron “Drácula, príncipe de las tinieblas”, “Drácula vuelve de la tumba”, “Prueba la sangre de Drácula”, “Las cicatrices de Drácula” y “Drácula 1972 D.C.”, un inoportuno intento de adaptar la serie al Londres de los años 70.

También apareció en varios filmes de Tim Burton, incluyendo “La leyenda del jinete sin cabeza” y “Charlie y la fábrica de chocolate”, y estaba orgulloso de su papel como el fundador de Pakistán, Muhammad Ali Jinnah, en “Jinnah”.

Lee sentía que su don para la comedia era poco valorado. Se enorgulleció de presentar el popular programa de sketches estadounidense “Saturday Night Live” en 1978 y le dijo a la BBC que su mayor arrepentimiento fue rechazar el papel que terminó haciendo Leslie Nielsen en la comedia alocada “¿Y dónde está el piloto?”.

“Mucha gente, incluidos los directores de casting, no tienen idea de que cuando viví en Estados Unidos la mitad de las películas que hice fueron comedias”, dijo en el 2006. “No tienen idea de que fui anfitrión de ‘Saturday Night Live’. No parece interesarles”.

Lee se casó con Birgit Kroencke en 1961. Su hija, Christina, nació en 1963.