Mexicanos hoy ganan menos que hace 10 años: CROM

Redacción

Aguascalientes, Ags.- De acuerdo a un análisis de la CROM con base a datos recientes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) la evolución del salario en Aguascalientes ha registrado un paulatino retroceso que ha deteriorado las condiciones de vida de los trabajadores y sus familias, consideró Jesús Ramírez líder de dicha central obrera.
Indicó que mientras que en el 2005 el 78.1 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA) percibía entre 1 y 5 salarios mínimos, hoy solo el 67 por ciento de esta población activa recibe ese rango de ingresos lo que indica una caída real de 11.1.
Este fenómeno, dijo, se debe principalmente a que no todas las empresas han incrementado sus salarios y a que, a pesar de ser una de las entidades del país con mayores niveles de productividad en el sector manufacturero, ello no se refleja en el ingreso de los trabajadores.
Han llegado importante empresas manufactureras pero los salarios que pagan son muy bajos de tal forma que, estadísticamente hablando el INEGI revela ese inobjetable deterioro del ingreso de los obreros y sus familias.
Agregó que por lo que respecta a la población de mayores ingresos, para el 2005 era el 10 por ciento de la PEA los que percibían 5 o más salarios mínimos, sin embargo, al primer trimestre de este año, el INEGI da cuenta que ahora solo el 6.4 por ciento de la PEA percibe ese rango salarial, situación que refleja el empobrecimiento salarial de los trabajadores.
“El empobrecimiento de la clase trabajadora ha sido paulatino, porque además de que recibe menos ingreso, el poder de compra también ha disminuido dando por resultado un mercado interno debilitado y deterioro en las condiciones de vida de los trabajadores”.
Indicó que si bien es cierto se ha creado numerosas fuentes de empleo, en el tema salarial seguimos estando por debajo de las expectativas del bum industrial automotriz; “es algo de lo que hemos venido denunciando, y hoy el INEGI, con cifras de este año nos confirma”, dijo el dirigente de la CROM.
Finalmente dijo que los trabajadores que reportaron menos de un salario mínimo o ingresos no estables, por carecer de fuentes de empleo bien remuneradas crecieron dramáticamente en un año.
En el rubro “No Especificado” del estudio del INEGI, para el año 2005 solo el 11.8 por ciento de la PEA había reportado ingresos inestables; a diez años, en el 2015, este concepto creció al 26.5 por ciento de los ocupados, en donde entran también el autoempleo el subempleo y otras categorías que de toda suerte reflejan el empobrecimiento de la población, dijo.