Melania Trump roba cámara con su primer retrato oficial como primera dama de EU

Melania Trump roba cámara con su primer retrato oficial como primera dama de EU

La Silla Rota

Estados Unidos.- Luego del bajo perfil y de su irrelevante presencia como primera dama de Estados Unidos, la Casa Blanca ha revelado el retrato oficial de Melania Trump.

El primer retrato oficial de Melania como primera dama de Estados Unidos, ya circula en medios de todo el mundo, donde se ve a la ex modelo posando con los brazos cruzados y luciendo un elegante traje negro frente a una de las famosas ventanas de la Casa Blanca.

En la fotografía Melania también muestra el espectacular anillo de 25 quilates que Donald Trump le regaló en su décimo aniversario de bodas.

En medios y redes sociales se habla de la belleza de la eslovena, quien ha mantenido una actividad irrelevante desde la toma de poder de Trump. Además, usuarios de Twitter han criticado la imagen por un supuesto exceso de Photoshop.

En la página oficial de la Casa Blanca, la imagen está acompañada de una breve biografía de la primera dama en la que se mencionan como “aspectos relevantes” sus inicios en el modelaje a los 16 años, así como sus apariciones en campañas “de alto perfil” y publicaciones como ports Illustrated Swimsuit, Allure, Vogue, Self, y Elle, de la mano de los mejores fotógrafos de la industria.

En el mismo texto se habla de su “pasión” por las artes, la arquitectura, el diseño, así como por la moda y belleza, la cual “solo puede ser superada por su dedicación a ayudar a los demás”.

“Se preocupa profundamente por los asuntos que afectan a las mujeres y los niños, y ha centrado su plataforma como primera dama en el problema del acoso cibernético entre nuestros jóvenes”, finaliza.

Desde la toma de posesión Melania ha sido criticada por mantener un perfil bajo y haber acudido a pocos actos públicos debido a que sigue viviendo en Nueva York.

Se espera que una vez que su hijo Barron termine los estudios, Melania pueda tomar peso y dedicarse de lleno a su papel de primera dama y, así, dejar de destacar solo por su atractivo o estilo.