Madres de familia prefieren clases presenciales

Madres de familia prefieren clases presenciales

Redacción

Ciudad de México.-En medio del caos por las clases en línea, madres de familia señalan que prefieren las clases presenciales.

Las escuelas en silencio, los salones vacíos y los Honores a la Bandera acostumbrado de los lunes en el olvido, así empezó el primer día del Ciclo Escolar 2020-2021 en modalidad “a distancia” a consecuencia de la pandemia por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 que provoca la enfermedad covid-19.

Mientras los niños se adaptan al nuevo sistema de enseñanza en la casa a través de la televisión y el Internet, los padres de familia manifiestan su preferencia por la educación presencial, en donde sus hijos tengan al maestro al frente y puedan convivir con sus compañeros, sin embargo ahora, extrañarán el bullicio y las premuras matutinas habituales.

La nueva realidad en el método de Educación Pública que inició este 24 de agosto en México, sin duda ha ocasionado entre madres y padres de familia inquietud y dudas normales en el proceso de adaptación, pero permanece la disposición y el interés por cumplir con lo establecido por el bien de los menores.

Las dificultades para cada familia será diferente, pues mientras en unas las posibilidades económicas les permiten tener lo necesario, en otras inclusive los padres no pueden estar presentes para guiar a los hijos debido a sus trabajos.

Como es el caso de Juana Martínez Moreno, madre de la pequeña Miriam Jimena de 9 años, quien inició el 4° de primaria en la escuela Justo Sierra y es trabajadora de un puesto de gorditas de la colonia 5 de Mayo mejor conocida como La Viña.

Para Juana Martínez, era mejor cuando su hija acudía a la escuela y tenía al maestro en frente, pues ahora que tendrá que seguir las clases por televisión, e Internet, “se siente una desubicada en todo, porque pues como le voy a hacer, como voy a bajar esto, porque están pidiendo que entre uno a la red, que tiene uno que bajar también, y uno no sabe de mucha tecnología“, expresó

La familia también de La Viña, no cuenta con computadora y para las clases o juntas en línea las efectuará a través del celular.

Mientras terminaba su jornada de trabajo y ayudaba a levantar el puesto, el cual a la mañana siguiente volverá a instalar, Martínez Moreno reconocía en el maestro, el apoyo otorgado a los padres de familia, pues estaba al pendiente para resolver las preguntas, así como también para informar sobre este nuevo sistema de enseñanza , el cual empieza con un poco de preocupación.

Gasto en útiles y uniformes será para internet

La pequeña Janeth Arely de 10 se encontraba en una clase en línea con su maestra a través del celular de su mamá Araceli Ortíz, sus posibilidades económicas no le permiten tener acceso a una computadora, sin embargo con el ingreso de su esposo de oficio taxista, decidieron contratar el Internet de forma permanente para la educación de sus dos hijas.

La más pequeña, Keyla Zoe acababa de terminar sus clases del grado de preescolar por televisión y estaba dibujando en una libreta mientras escuchaba la clase de su hermana.

Para esta familia de La Viña, la situación con el inicio de la educación a distancia ha sido complicada, pues aunque no tuvieron la necesidad de comprar uniformes, zapatos y útiles escolares, si debieron destinar un dinero que no estaba presupuestado de manera permanente, para la contratación del Internet y lo cual representa un gasto de 370 pesos mensuales.

Además, en la escuela a la que acude su hija mayor, Francisco Sarabia, tendrá que pagar una cuota de 480 pesos el cual dará en dos pagos para el mantenimiento de las instalaciones debido a que está muy deteriorada.

Si bien, la SEP ha puesto a disposición de los padres de familia las clases a través de la programación televisiva abierta, también es necesario el Internet, para lo referente a la entrega de tareas y reuniones con los maestros.

Con información de Milenio