Los 10 tips del sexo oral seguro

Los 10 tips del sexo oral seguro

El Clarín

Argentina.- Existen una serie de prácticas sexuales que son de riesgo si no se conoce el estado de salud de la pareja o falta una comunicación sincera para tomar los recaudos necesarios y disfrutar del sexo. Si bien en los encuentros ocasionales la mayoría de las personas saben que deben usar profiláctico, aún aparecen dudas o se ignora que algunas de esas prácticas pueden por sí mismas trasmitir infecciones o ETS (enfermedades de trasmisión sexual). Una de ellas es el sexo oral.
El sexo oral tiene sus riesgos

Se considera el sexo oral como una práctica de menor riesgo que la penetración vaginal o anal sin protección, sin embargo, lesiones en los genitales o en la boca, o el contacto con secreciones o fluidos, pueden convertirse en focos de contagio. Y no solo pensemos en el VIH o en el HPV, también otras infecciones que aún tienen prevalencia en la población general como la sífilis, y la gonorrea. La presencia de lesiones en los genitales (verrugas, heridas, pequeñas ulceraciones, picazón etc.) o cambios en el color y el olor del flujo vaginal, deben ser diagnosticadas y tratadas antes de tener cualquier contacto sexual.
Entre la ignorancia y la arrogancia

Los adolescentes que comienzan con los primeros encuentros sexuales son la población más expuesta, no solo por la falta de información (escasez de campañas de prevención y de comunicación profunda de los padres), también porque el sexo oral y la masturbación “cuidan” de la probabilidad de un embarazo, sumado a cierta arrogancia juvenil que les asegura una confianza peligrosa “a mí no me va pasar nada”. Pero los jóvenes no son los únicos que se arriesgan, existen adultos que aun teniendo toda la información intentan convencerse de que nada va a suceder si no usan protección o bien lo justifican repitiendo que el profiláctico “les quita sensibilidad” o “no me excita chupar un pedazo de látex”. Entiendo que el látex en el medio puede bajar la estimulación, pero la ayuda de la fantasía y el uso de otras prácticas sin riesgo pueden compensar la falta de contacto directo con las mucosas.
10 tips para protegerse y disfrutar

• La comunicación sincera es primordial.

• Consultar con el médico si tienes lesiones en los genitales o cambios en el color y el olor del flujo vaginal.

• El profiláctico se debe usar desde el comienzo de toda relación sexual.

• Las heridas en las encías (aun las provocadas por cepillado o el uso del hilo dental) o en la mucosa oral o faríngea (garganta) pueden trasmitir o ser receptoras de gérmenes.

• El sexo oral profundo y fuerte puede ocasionar lesiones en la garganta y en el paladar blando (síndrome fellatio).

• Si el hombre argumenta pérdida de sensibilidad por usar el condón deben optar por otras prácticas no riesgosas.

• Para brindar sexo oral a la mujer se debe usar un cuadrado de látex (puede servir un profiláctico cortado al medio y estirado recubriendo los genitales femeninos a modo de barrera bucal). Ídem para el sexo anal.

• Evitar tener sexo oral durante el período menstrual.

• Si decidís no usar protección, evitá el contacto con secreciones vaginales, líquido preseminal o semen, en caso contrario no tragues dichas secreciones y hace uso de la saliva para limpiar la boca y luego repetí la acción con enjuagues bucales.

• Usá la imaginación; recorre y disfruta de otras zonas erógenas e incorpora el profiláctico como parte del juego erótico.

* Por el doctor Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo.