Llama ISSEA a extremar vigilancia de menores en vacaciones para evitar percances

Llama ISSEA a extremar vigilancia de menores en vacaciones para evitar percances

Redacción

Aguascalientes, Ags.-La gama de accidentes que provocan lesiones, discapacidad o hasta la muerte es muy amplia y abarca todos los rangos de edad, sin embargo es durante la temporada vacacional cuando se registra un mayor número de eventos de este tipo entre los menores de edad que permanecen en el hogar, un lugar que se supone debería ser el más seguro.

Así lo informó, Josué Nephtaly Puentes Vázquez, coordinador Estatal de Prevención de Accidentes y Atención Prehospitalaria del Instituto de Servicios de Salud del Estado de Aguascalientes (ISSEA), quien aseguró que de los 182 accidentes fatales que se presentaron dentro de los hogares durante el año pasado, 10 por ciento correspondió a menores de edad, en su mayoría por asfixia, caída o quemaduras.

Explicó que las lesiones por quemaduras, caídas, ahogamientos y envenenamientos no fatales son algunas de las principales causas de morbilidad y se producen mayormente en el ámbito doméstico, sin embargo, precisó que son prevenibles tomando en cuenta algunas consideraciones.

Mencionó, por ejemplo, que no se debe dejar cerillos, encendedores o veladoras encendidas al alcance de los menores; evitar que jueguen dentro del área designada para cocinar, así como en la zona de planchado, calentadores u otros objetos, tampoco permitir el uso de fuegos artificiales y no fumar en zonas cerradas.

Puentes Vázquez añadió que es necesario prevenir las quemaduras por rayos UV en caso de asistir a balnearios o centros recreativos utilizando protector solar con FPS de 15 o más, además de fomentar el uso de calzado adecuado para los menores y con suela antiderrapante.

Dijo que es importante evitar que los menores ingresen a azoteas, segundos pisos, balcones y terrazas sin supervisión y sin métodos de protección como lo son barandales y protecciones en ventanas.

Finalmente, explicó que se deberá resguardar bajo llave, y en un lugar a una altura mayor a 1.20 metros, sustancias tóxicas o productos de limpieza que normalmente se usan en el hogar, especialmente si están contenidos en envases de refresco y sin alguna etiqueta de riesgo o peligro.