Legado del presidente del STJE: nepotismo, controversia y concesiones

Legado del presidente del STJE: nepotismo, controversia y concesiones

Gilberto Valadez

Aguascalientes, Ags.- Juan Manuel Ponce Sánchez finaliza su periodo como presidente del Supremo Tribunal de Justicia de Aguascalientes, despidiendo una gestión de polémicas debido a proyectos inconclusos, roces con el Poder Legislativo y evidentes casos de nepotismo.

El magistrado terminará su labor cuando este martes sea relevado por Gabriela Espinosa Castorena, que asumirá funciones como máxima representante del Poder Judicial en el estado.

Ponce Sánchez se va sin ver la conclusión total del ansiado proyecto de Ciudad Justicia, que viene desarrollándose desde hace más de tres años; recibiendo en contraparte críticas por beneficios a sus familiares directos como una concesión de taxi a su esposa y posiciones a vástagos en el Poder Judicial.

Familia feliz

Egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, Juan Manuel Ponce Sánchez tomó protesta como presidente del Poder Judicial, el 24 de julio de 2014, para un lapso de cuatro años. En su primer mensaje, se comprometió a fortalecer la credibilidad de parte de la población hacia la institución.

Durante estos últimos años, se ha generado una mayor proliferación de separaciones conyugales en el estado, que llegaron a más de 3,500 en el año 2017 por lo cual el magistrado cuestionó la figura del divorcio exprés e hizo un abierto llamado al Congreso para colocar más candados en las disoluciones matrimoniales.

Ante el señalamiento, el diputado del PRD Iván Sánchez Nájera reviró diciendo que Ponce veía el tema “desde el punto de vista de carga administrativa, de sobrecarga en los juzgados, pero para nosotros es mucho más sensato eliminar requisitos”.

Irónicamente, el tema familia le generó otro tipo de controversias a Ponce. En julio del año pasado, el diario Reforma ubicó a Aguascalientes como el segundo estado del país con más casos de jueces y magistrados quienes han colocado parientes en la nómina. El propio presidente del Supremo Tribunal aceptó públicamente que dos de sus hijas laboraban en el Poder Judicial.

“Yo tengo dos hijas trabajando por ahí. Una de ellas es secretaría mecanógrafa y la otra es jefa de causa”, declaró entonces a los medios, justificando que su acceso fue anterior a su nombramiento como titular del poder Judicial.

Pero más recientemente, Ponce tuvo que aceptar de nuevo que una de sus hijas había sido habilitada como jueza, aunque de nueva cuenta se lavó las manos de haber tenido decisión en el hecho.

 La eterna Ciudad Justicia

Otro tema es el de la construcción del complejo denominado Ciudad Justicia, ubicado al poniente de esta ciudad, y al cual se le ha venido dando largas. El proyecto fue anunciado desde finales de 2015, durante la gestión del gobernador priista Carlos Lozano de la Torre.

Todavía en la recta final de esa gestión, el 6 de octubre de 2016, el propio de la Torre había garantizado la entrega del proyecto de Ciudad Justicia para noviembre de ese año; pero pasó el tiempo y finalizó la administración sin entregarse las obras.

El 10 de febrero del año pasado, en una entrevista colectiva, el propio Ponce Sánchez reconocía difícil que las obras fuesen a terminar en 2017.  Al final, apenas se concretó una primera etapa con la inauguración del edificio de oralidad penal, ya en el sexenio del panista Martín Orozco Sandoval.

No obstante, las obras en el complejo de Ciudad Justicia a la fecha siguen llevándose a cabo.

“Honor a quien honor merece”

La supuesta independencia entre el Poder Ejecutivo y Judicial no siempre quedó clara durante la gestión de Juan Manuel Ponce, quien se acostumbró a llenar de elogios al gobernador en turno.

Un ejemplo ocurrió el 6 de septiembre de 2016, todavía durante el gobierno de Carlos Lozano, cuando en un maratón del libro organizado en plena Plaza de la Patria, el mandatario priista le cedió la palabra a Ponce, quien se encontraba presente, para que este último elogiase su gestión.

“Honor a quien honor merece, señor gobernador por las acciones emprendidas”, fue el elogio público que hizo el presidente del Supremo Tribunal a Lozano, considerando que en su gestión se mejoró la seguridad pública y que Aguascalientes era el estado con menor número de feminicidios.

Pero la relación entre Lozano y Ponce  no finalizó ahí. En la recta final de su gobierno, el priista aprobó una entrega masiva de concesiones de taxi a diversas personas de Aguascalientes.

Una de estas concesiones fue para Maricela Romo Montes, esposa del ahora saliente magistrado presidente del Supremo Tribunal de Justicia.