Lanzan polémico cortometraje con sexo totalmente real

Lanzan polémico cortometraje con sexo totalmente real

Redacción

Aguascalientes.- Se trata de “LOVER”, un documental que se llevo a cabo desde habitaciones anónimas y dónde sus directores Will Hoffman y Julius Metoyer han buscado develar factores comunes y valiosos que en otras representaciones filmicas no se muestran.

Las escenas de sexo en las películas comerciales son siempre muy parecidas, y cuando se trata de pornografía es un estilo (que aunque excitante para muchos), carece totalmente de sinceridad, son cosas que simplemente no suceden en la vida real, y cuando suceden no son placenteras.

“Queríamos hacer una película que no se trataba de ver el sexo, pero en su lugar, provocaba recuerdos de la forma en que sentiste, cuando esta con un compañero rendido emocionalmente. Ese momento en el que dejar de lado el juicio o auto-conciencia y simplemente abrirse al impulso y el deseo “, declararon los directores.

“El porno parece un estilo de hacer cine que se centra únicamente en el imaginario sexual gráfico y explícito. A la gente le encanta y está demostrado por su popularidad, pero su representación específica del sexo hace que todo el sexo parezca cosa sucia. Si tu único objetivo es excitar a alguien, entonces debes hacer porno. Si quieres tratar de hacer a alguien pensar o sentir algo más, entonces tienes que crear un conjunto diferente de reglas”, declararó Will Hoffman.

Para llevar a cabo esta investigación y además encontrar a personas que quisieran grabarse en el momento íntimo de la relación sexual, fueron en busca de sus amigos más próximos y lograron convencerlos.

Esa es otra de las joyas que marcan este filme, que son personas comunes, reales, que tienen sexo como todo el mundo. No son expertos en la materia, simplemente son espontáneos y no tuvieron miedo de mostrarse frente a la cámara.

Algunos pobladores de Craiglist también participaron en la película, y al contrario de lo que muchos creerían, en una semana ya tenía conformado el equipo de actores naturales que participarían en el cortometraje.

“Rápidamente nos dimos cuenta que, el lugar dió un giro de 90 a 180 grados, tener a nuestras parejas teniendo sexo hacía que fuera fácil romper la cámara y perder la posición del lente. Para maximizar nuestras imágenes, teníamos que hablar y decir cosas como, ‘¿Puedes hacer eso, pero poner sus cabezas hacia la ventana? “Hablar fue raro al principio, pero supimos que había un momento adecuado para preguntar y un mal momento preguntar “, dijeron los directores respecto a la grabación del polémico filme.