Lamenta activista tibieza de autoridades de los 3 niveles para respetar DH

Lamenta activista tibieza de autoridades de los 3 niveles para respetar DH

Francisco Espinosa

Aguascalientes, Ags.- Una vez que Marcela Martínez Roaro habla, todos escuchan. Recién entrada a los 70, la directora de las ongs,  Centro de Capacitación para el Desarrollo Comunitario (CECADEC) y coordinadora académica del Instituto Superior de Educación Sexual (ISES), entiende que no hay más camino que la tolerancia y la inclusión.

Tras una vida con esta bandera, se planta con los,ojos bien abiertos y las manos moviéndose con sus palabras para dejar claro que lo que pasa en Aguascalientes está muy lejos de estar a la par de lo que se establece en la Constitución como un Estado laico que respete las garantías individuales de los seres humanos.

Sin ganas de mesura, Martínez Roaro la activista de ligas tricolores va de frente contra la derecha recalcitrante apoyada por el clero estatal quien el próximo sábado ha organizado una marcha en la ciudad, que se unirá a varias ciudades en busca de que el presidente Enrique Peña Nieto revoque el mandato de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de aprobar el matrimonio igualitario y la adopción en igualdad de condiciones, ya que lo ven como una actitud que afrenta contra los buenos valores y costumbres de los mexicanos, y no como un avance en Derechos Humanos.

“No sé qué sea más grave: si la imposición del clero en el estado, oponiéndose de manera sistemática al ejercicio de respeto a los derechos elementales o la tibieza e indiferencia a nivel federal, estatal y municipal que no le pone un alto a un sector de la sociedad que constantemente viola derechos humanos”, se quejó.

Así, valoró el trabajo que las organizaciones civiles sean las que tengan que “ponerse de pie para poner un alto a la imposición de un sector moderado sustentado por la iglesia. “El artículo 3ro. habla de impartir una educación laica y científica (…) y nunca han permitido que se dé educación sexual en este país. El mismo estado está desconociendo los derechos de todos los mexicanos y de niños y niñas”.

En el mismo tono, calificó de ridícula la postura moderada que existe en la sociedad, propiciada por la falta de acción de los gobiernos. “Las mujeres tenemos vulvas y pechos y los hombres tienen penes y testiculos. Es un hecho y punto. Desde el miedo a las palabras hay miedo a la sexualidad. Resulta que no podemos pronunciarlas porque son palabras sucias, cuando denominan a partes de nuestro cuerpo importantes”.

También, rechazó tajantemente el argumento por parte de los sectores de derecha y eclesiásticos quienes defienden su rechazo a la adopción por parte de parejas homosexuales ya que consideran que los niños se volverían gays por imitación. “Es que da igual si se nace o se hace, importa que están aquí y tienen sus derechos. Hay investigaciones científicas que evidencia que las parejas homosexuales tienen hijos tan sanos como los de los heterosexuales. No hay sustento científico que determine que un niño se convertirá en homosexual por convivir con una pareja homosexual”.

La activista señaló que estos “mitos y telarañas” los propicia “el clero, incluido el obispo de Aguascalientes (…) todo esto daña a seres humanos. Y que no me vengan a decir que ser heterosexual es lo mejor porque hace poco, aquí mismo, en una pareja heterosexual, el papá violó a su criatura. Si tú ves la violencia en las parejas homosexuales y heterosexuales, es infinitamente superior en esta última”.

Insistió en que no se trata de discutir si se aprueba o no, sino de defender una postura que busca imponer una visión que viola loa derechos humanos fundamentales establecidos en la constitución Mexicana. “La adopción también se contempla ahí, desde que se habla de procuración; incluso la SCJN ya se ha definido en ese concepto”.

Por último, avisó que las organizaciones civiles que se presentarán el sábado en la manifestación, lo harán pacíficamente. “Obviamente si alguien trata de matarme me voy a defender, pero por nuestra parte no habrá enfrentamiento. En las organizaciones hemos sido muy respetuosos de estos movimientos porque son familias buenas y su manera de relacionarse es buena pero que no vengan a imponer su pensar”.