La UAA monitoreará pozos de la zona rural y urbana de la capital

Redacción

Aguascalientes, Ags.- Debido a la escasez de agua que se presenta en el acuífero del valle de Aguascalientes desde hace 15 años, se tiene que realizar una extracción de agua a mayor profundidad, lo cual implica que entre más profunda sea la perforación para dotar del vital líquido a nuevos pozos, son mayores los riesgos de encontrar tóxicos y metales, como el arsénico, plomo y flúor; así lo aseguró Roberto Rico Martínez, profesor investigador del departamento de Química de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, esto en referencia al estudio “Implementación de pruebas de toxicidad usando especies de invertebrados dulceacuícolas y su uso en monitoreo de la calidad del agua de pozos y ramos de tubería en el Municipio de Aguascalientes, México”.

En cuanto a ello, sostuvo que a través del uso de invertebrados dulceacuícolas se podrá conocer la situación de aproximadamente 220 pozos y tramos de tubería de la zona urbana y rural de Aguascalientes, para detectar sedimentos, metales y tóxicos que se han formado de manera natural en el suelo, así como ofrecer a la Comisión Ciudadana de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Aguascalientes (CCAPAMA) un diagnóstico actual de los mismos.

Sobre este tema, el investigador señaló que hasta el momento, con un 66% de avance de realizado un primer muestreo, no se han encontrado resultados positivos de toxicidad aguda; sin embargo, reveló que sólo se detectaron de 3 a 5 casos de toxicidad temporal, a consecuencia de un incidente que provocó la mezcla de aceite con agua en un pozo, lo cual no se relaciona con algún elemento tóxico permanente.

Expuso que históricamente, en la zona sur del municipio de Aguascalientes se han cerrado pozos al detectarse mercurio en el agua potable, pues la presencia de este metal en pequeñas cantidades puede ocasionar mareos y dolores de cabeza.

Aunado a ello, el investigador del departamento de Química de la UAA indicó que otra zona en donde históricamente se han detectado compuestos que puedan ocasionar problemas a la salud es en Ciudad Satélite Morelos, pues se encontraron principalmente arsénico y flúor; éste último puede ocasionar fluorosis ligera a nivel dental, además de amarillamiento de los dientes.

Por otra parte, Roberto Rico Martínez precisó que en algunos pozos agrícolas de Aguascalientes no existe un control estricto para monitoreo de toxicidad de agua, por lo que instó a CCPAMA a presionar a la concesionaria para que estos cumplan con las normas mexicanas de distribución de agua potable.

Finalmente, el especialista agregó que la extracción de agua en tierras profundas no sólo afecta al estado, sino que también a entidades como San Luis Potosí, Zacatecas, Jalisco, Guanajuato y otros estados del centro del país.