La joven que creó un negocio millonario con que revolucionó la industria editorial

La joven que creó un negocio millonario con que revolucionó la industria editorial

Hoy

Cuando Melanie Perkins le presentó su proyecto a un multimillonario inversionista en Silicon Valley, hizo una jugada bastante riesgosa.

Viajó desde Perth, en Australia, a Palo Alto en California, Estados Unidos, para reunirse con el empresario Bill Tai.

Melanie había leído que si quieres impresionar a alguien, debes imitar su lenguaje corporal. Entonces se le ocurrió que pondría en práctica la teoría al momento de conseguir financiamiento para un sitio web de diseño gráfico.

“Fue bastante divertido”, cuenta Melanie, que ahora tiene 30 años. “Él estaba sentado frente a mí, con su brazo detrás de la silla, comiendo su almuerzo”.

“Entonces yo también me senté con el brazo detrás de la silla, tratando de comer mi almuerzo, mientras pasaba las páginas de mi exposición para venderle el futuro de la industria editorial”.

La idea de Melanie para “el futuro de la industria editorial” era una plataforma en línea con el objetivo de facilitar que cualquier persona pueda hacer fácilmente sus diseños, desde tarjetas de felicitación, a calendarios o sitios web.

El empresario no se dio cuenta de que ella estaba imitándolo y tampoco pareció interesarle su idea de negocio.

“Pensé que no le gustaba mi propuesta porque estuvo al teléfono todo el tiempo”, cuenta.

Todo lo contrario. El empresario quedó tan impresionado que la puso en contacto con una red de inversionistas, ingenieros y desarrolladores en Silicon Valley. Y finalmente, él mismo invirtió en el proyecto.

Hoy, el negocio de Melanie (con sede en Sidney) tiene un valor estimado de US$1.000 millones, luego que consiguiera nuevos fondos en la última ronda de inversión esta semana.

 

El origen

La empresa tiene 10 millones de usuarios en 179 países y cada segundo se crean 10 diseños en su plataforma web.

No está nada mal para un negocio que tuvo su génesis en la sala de la casa de su madre en Perth.

Melanie tenía 19 años y estudiaba comercio y comunicaciones en la Universidad del Oeste de Australia en 2006.

En esa época, se sentía frustrada porque le tomaba mucho tiempo aprender cómo utilizar los principales programas de diseño.

“Te podía tomar todo un semestre aprender lo básico”, cuenta. “Incluso las tareas más fáciles, como exportar un archivo PDF de alta calidad, podía requerir 22 clics”.

Mientras la mayoría de nosotros nos quejaríamos de esta situación, Melanie vio una oportunidad de negocio.

Las claves de los emprendedores exitosos para convertir un negocio pequeño en una gran compañía

Ilse Valfre, la joven mexicana que comenzó dibujando cómics y terminó creando una exitosa marca global de ropa

Anthony Fletcher, el joven emprendedor británico que rogó que lo contrataran y hoy dirige Graze, una exitosa empresa de aperitivos saludables

En ese momento decidió intentar lanzar un sitio web de diseño que fuera fácil de usar.

“Me di cuenta de que en el futuro todo sería en línea y colaborativo, y mucho, mucho más simple”.

Para poner a prueba su negocio, fundó junto a su novio, Chris Obrecht, un sitio para que los estudiantes diseñaran sus propios libros de fin de año y lo llamaron Fusion Books.

Finalmente, una versión prototipo de esa iniciativa se convirtió en Canva System, el proyecto que juntos iniciaron en la casa de su madre, con dinero prestado de parientes para poder pagarles a los diseñadores del software.

En los años siguientes, Fusion Books creció y se convirtió en la mayor editorial de anuarios, antes de expandirse a Francia y Nueva Zelandia.

El negocio era tan exitoso que Melanie decidió dejar la universidad para dedicarse a tiempo completo a su compañía.