La chatarra de Reynoso Femat

La chatarra de Reynoso Femat

Gilberto Valadez 

Aguascalientes, Ags.- Herencia de un gobierno de mucho despilfarro y pocos resultados, la millonaria montaña rusa promovida en el sexenio del panista Luis Armando Reynoso Femat finalmente demostró su inutilidad al quedar cancelada por la actual administración.

El proyecto que fue anunciado hace una década y para el cual se destinaron recursos por nueve millones de pesos, terminó siendo dinero desperdiciado luego de que la atracción apenas se utilizó un par de ocasiones. 

Literalmente catalogada como chatarra por la actual administración, esta se viene a sumar a la larga lista de fracasos que dejó el gobierno de Reynoso Femat en Aguascalientes. 

El “tsunami” 

Elegido gobernador de Aguascalientes en 2004,  Luis Armando Reynoso ganaría notoriedad nacional debido a sus excesos como ser el mandatario con mejor sueldo del país o su descarado apoyo financiero al club de futbol Necaxa, entonces propiedad de Televisa. 

A mitad de su sexenio, el ejecutivo panista  proyectó incrementar los atractivos de la Feria Nacional de San Marcos. De esta manera, para 2007 anunció el plan de una atracción turística llamada Isla San Marcos y un centro financiero denominado Capital City. 

Como socio mayoritario figuró Luis Fernando Loperena, quien casualmente resultó ser empleado en las oficinas del gobernador.

En la Isla San Marcos se instaló en 2008 una montaña rusa bautizada con el sobrenombre de Tsunami y que el mismo Reynoso la anunció como “la mejor montaña rusa de Latinoamerica”; oficialmente, el costo de la atracción fue por al menos nueve millones de pesos.

Con todo y la millonaria inversión, la montaña rusa apenas si se usó un par de ocasiones y la mayor parte del tiempo, incluyendo las posteriores temporadas de la Feria de San Marcos, permaneció cerrada al público, debido a que no garantizaba la medidas de seguridad requeridas para evitar riesgos. 

Montaña de fiascos

A decir de una información publicada por el diario Mural a finales de 2009, ese año el gobierno panista destinó recursos por alrededor de 1.3 millones de pesos enfocados en la reparación del juego mecánico; pero estas inversiones no se vieron reflejadas en las mejoras del mismo.

Ya desde el mismo gobierno de Luis Armando Reynoso, la montaña rusa fue calificada como una “chatarra”. El 20 de noviembre de 2008, la entonces diputada por el PRD Nora Ruvalcaba Gámez emitió ese calificativo hacia la atracción y de paso exigió a la Contaduría Mayor de Hacienda en el Congreso del Estado realizar una auditoría a los gastos de inversión y mantenimiento.

El tema de la montaña rusa sería un reflejo de los numerosos fracasos del sexenio de Luis Armando: el club Necaxa al que tanto apoyó incluso con recursos públicos descendió de categoría en 2009, la inseguridad se disparó en el estado y hasta el propio gobernador terminaría enemistado con el Partido Acción Nacional que de plano perdió la gubernatura en 2010. 

Reynoso Femar dejó el cargo en manos del priista Carlos Lozano de la Torre quien tenía sus propios proyectos y pasó por alto el llamado Tsunami.

La chatarra 

El sexenio del regreso del PRI al poder no redituó en retomar el proyecto. El 29 de febrero de 2016, ya en plena recta final del gobierno de Carlos Lozano, se le preguntó a Alejandro Alba, presidente del Patronato de la Feria de San Marcos, en cuanto a la montaña rusa y declaró desconocer el futuro de la misma.

Alba indicó que la determinación de vender la atracción mecánica sería cuestión de la Secretaría de Finanzas. Pero al concluir el gobierno, la montaña siguió el olvido. 

Mientras que para Luis Armando Reynoso vendrían otros dolores de cabeza en la gestión de su sucesor. El ex gobernador panista fue detenido en un par de ocasiones y hasta llevado a prisión entre acusaciones de malos manejos financieros en su sexenio, con la adquisición de un tomógrafo que nunca apareció. 

A comienzos de septiembre último, un juez declaró la culpabilidad de Reynoso Femat en el delito de peculado y dictó una pena carcelaria de dos años y medio. 

No obstante, el ex funcionario sigue libre y hasta se le ha visto en actos recientes como las tomas de protesta de alcaldes del PAN. 

En contraparte,  el pasado 10 de ocubre, el actual gobierno panista de Aguascalientes buscó dar carpetazo al tema de la montaña rusa.

De esta forma, el contralor David Quezada Mora dio a conocer que no se habían recuperado los nueve millones de pesos invertidos en el proyecto, sin embargo aceptó que debido a las malas condiciones de la montaña rusa ya no podría subastarse o rematarse. 

Quezada Mora agregó que las piezas mecánicas de la atracción serán vendidas “como chatarra”.