Juez de Plaza de la San Marcos se pasa el reglamento por al arco del triunfo

Juez de Plaza de la San Marcos se pasa el reglamento por al arco del triunfo

Redacción

Aguascalientes, Ags.- El juez de la plaza de toros San Marcos, Ignacio Rivera Río literalmente se paso el reglamento taurino por el arco del triunfo en la novillada que se verificó la tarde de este domingo 2 de abril en el citado coso de la zona centro de esta ciudad.

Y no fue solo con un un punto sino con dos en lo que fue la quinta novillada de la temporada chica en esta capital, en la que alternaron el español, Marcos Garcigrande, el novillero de la tierra, Rodolfo Mejía “El Tuco“ y el tapatío, Román Martínez.

En el quinto toro de éste último sucedieron dos violaciones al Reglamento.

Quien sabe porque motivos, sí es bastante distraído, ignorante de la norma, o de plano es tan flexible que rompe con todo lineamiento.

En primer lugar una persona vestida de civil que estaba en el tendido como espectador bajó al ruedo para poner un par de banderillas según esto porque el novillero le “pidió permiso“ para que esto sucediera, algo totalmente fuera de orden.

Y en segundo lugar, a este joven diestro, intentó en varias ocasiones matar con tan mala fortuna que hasta le tocaron tres avisos y por las pistolas del juez, le ordenó a El Tuco que matara al astado, cuando por regla debe ser muerto en los corrales y no en el ruedo.

Así el petardazo del juez Rivera Río que ya dio otra muestra de cómo no se debe aplicar el reglamento taurino.

Aquí también se lleva su mancha, el titular de la Dirección de Reglamentos José Aranda quien debió haber aplicado el orden y evitar que se suscitaran este tipo de actos que demeritan el buen nombre y la tradición taurina de las plazas de toros de Aguascalientes.

Por si fuera poco, se sigue violando otra parte sensible del Reglamento que impide que personas ajenas ocupen lugares o espacios en el callejón que cada vez que hay un festejo en realidad sí es una fiesta pero en esa parte de la Plaza.

Decimos que es sensible porque sí un burel brinca al haber tal cantidad de gente que no tiene absolutamente nada que hacer en ese sitio puede sufrir un accidente que termine en tragedia. Esto como decimos denota una total falta de conocimiento de las reglas que en todo espectáculo deben privar y por lo tanto una falta de autoridad y de respeto al público que asiste a este tipo de eventos.

Este tipo de gazapos demuestra que no es el indicado para ser la máxima autoridad en una plaza de toros. Nunca es tarde para corregir……