Ir mucho al gimnasio puede afectar tu vida sexual

Ir mucho al gimnasio puede afectar tu vida sexual

El Confidencial

Según un reciente estudio de la Universidad de Carolina del Norte, los hombres que van mucho al gimnasio tienen una libido más baja que los que hacen deporte moderado. ¿Cómo afecta el ejercicio en el deseo sexual masculino?

Una cifra de mil cien hombres fueron parte del experimento, entre ellos corredores, ciclistas y personas que se entrenan para competir en triatlones. Se evaluó su actividad física diaria (calidad y cantidad) y también las respuestas de un cuestionario que tuvo en cuenta detalles de su vida sexual. Cuán seguido y con cuánta intensidad sentían deseos sexuales.

Lo llamativo es que este tipo de estudio, según explica The New York Times, siempre se suelen hacer en torno a las mujeres para entender cómo afecta su actividad deportiva en su fertilidad, teniendo en cuenta los cambios hormonales que pueden ocurrirle a una atleta.

Anthony Hackney, profesor de fisiología y nutrición a cargo de la investigación dice que no se deben tomar los resultados como algo definitivo pero que pueden ser clave para las parejas que están buscando un embarazo

“Los especialistas suelen preguntarle a la mujer sobre sus hábitos deportivos. Basándose en nuestros datos, creemos que también deberían preguntarle al hombre“

Anthony Hackney

Los científicos organizaron las respuestas en grupos y tuvieron en cuenta tanto extensión como intensidad de los entrenamientos. Por un lado pudieron clasificar personas con entrenamiento semanal corto, moderado o prolongado y por otro lado personas con entrenamiento semanal ligero, intenso o extremadamente intenso.

Por otro lado, detallaron una nueva clasificación de acuerdo a su actividad sexual y compararon los hábitos al hacer ejercicio y su interés en el deseo sexual semanal. De esta manera, pudieron separar grupos con libido relativamente alta, moderada o baja.

Una vez que tuvieron todos estos datos vincularon cada uno de los sub-grupos y observaron un patrón que se repetía en aquellos con un entrenamiento prolongado o extremo: una libido menos intensa en comparación con quienes realizan un entrenamiento moderado.

Los investigadores pretenden seguir avanzando con el estudio para poder hacer un seguimiento detallado de los tipos de ejercicios, los niveles de hormonas y la libido para poder determinar si existe otro factor que intervenga en la disminución sexual. Por el momento, un simple entrenamiento moderado a normal puede asegurar una vida saludable y sexualmente plena.