Frente de la Familia: eterna sombra de las elecciones

Frente de la Familia: eterna sombra de las elecciones

Gilberto Valadez

Aguascalientes, Ags.- Lo mismo entrevistándose de manera personal con los aspirantes, que llevándolos a firmar una carta de compromisos con sus propuestas, el grupo ultraconservador Frente Nacional de la Familia otra vez viene marcando su territorio dentro del actual proceso electoral en Aguascalientes.

Ya sea convenciendo a políticos de perfil más conservador, que a los de la oposición local y hasta entre aspirantes que se asumen de izquierda, lo cierto es que la agrupación se mantiene como una eterna sombra en los procesos electorales de Aguascalientes.

Motivados por haber conseguido la aprobación de la Ley Provida, el Frente sigue haciendo hincapié en torno a aspectos ya incluso legalizados en otras entidades como el matrimonio entre personas del mismo sexo y la interrupción legal del embarazo.

El cobijo del Opus Dei

Fundado a nivel nacional el 24 de agosto de 2016, tras una posible apertura del gobierno federal al matrimonio entre parejas del mismo sexo, el Frente de la Familia congregó desde el inicio a personajes de perfil conservador como el empresario Juan Dabdoub, fundador del Consejo Mexicano de la Familia, o la activista mexiquense Ángeles Bravo.

En Aguascalientes, la organización sería promovida por el empresario del ramo textil, Carlos García Villanueva, ligado al Opus Dei y quien hace varios años fuera investigado por supuesta evasión fiscal, que desde entonces abrió una agenda para buscar reuniones entre los políticos locales.

El tema político no le era ajeno del todo al mismo García Villanueva, quien consideró postularse como “candidato ciudadano” a la gubernatura cobijado por las siglas del Partido Acción Nacional, previo a las elecciones de 2010.

Carlos García no se lanzaría como aspirante a la gubernatura, pero sí llegó a convencer a políticos locales para aceptar sus ideas en contra de uniones civiles entre homosexuales y la interrupción legal del embarazo.

Los hijos de los gobernadores

Durante el proceso electoral de 2018, cuando también coincidieron elecciones federales y estatales en el mismo año, el grupo conservador empezó a promover encuentros con diversos aspirantes para que firmasen una plataforma de 15 puntos en caso de ser electos. Entre las principales peticiones se encontraban promover el matrimonio tradicional entre hombre y mujer, prohibir el aborto y el control de la educación sexual en la educación primaria.

La plataforma llegó a encontrar eco entre algunas candidaturas del PAN, pero también incluso entre aspirantes del Partido Revolucionario Institucional.

En abril de ese año, el Frente logró convencer a José Carlos Lozano Rivera Río, hijo del ex gobernador priista Carlos Lozano y que en esa oportunidad contendió como candidato del PRI a una diputación federal, para firmar el documento.

Otro caso fue el de Francisco Guel Saldívar, también hijo de un ex gobernador del mismo nombre, quien firmó la carta el 30 de mayo de 2018. Guel Saldívar, que contendió para diputado local, abiertamente declaró “no quiero legislar por los homosexuales”.

Al final, ni Lozano, ni Guel fueron favorecidos por el voto popular.

La Ley Provida

Para el 17 de abril de 2018, ya en pleno proceso electoral de Aguascalientes, Carlos García declaró en conferencia de medios. “Nosotros como Frente ni queremos apoyar a un partido o a un candidato específico sino queremos que la ciudadanía vea lo que cada candidato piensa acerca de la plataforma de la familia”.

No obstante, a finales de mayo de ese año, el propio García Villanueva aseguraba que al menos ocho candidatos a puestos de elección ya habían firmado la plataforma del Frente de la Familia, entre estos aspirantes del PAN, PRI y también de Encuentro Social.

Dentro de esos firmantes, hubo dos casos que sí fueron elegidos en las urnas. Los panistas Gustavo Báez Leos y Paloma Amézquita Carreón, quienes se reeligieron como diputados locales.

Tanto Amézquita como Báez se convirtieron en unos de los principales promotores de una propuesta para modificar la Constitución del Estado y blindar la vida desde la fecundación, sin importar las condiciones en que ello ocurriera. A la propuesta conocida como Ley Provida se irían sumando los demás legisladores del PAN y de otras corrientes como el Partido Verde y Nueva Alianza.

El primer intento por aprobar la Ley Provida ocurrió el 27 de diciembre de 2018, en una acalorada sesión en el pleno legislativo, pero donde no se obtuvo la mayoría necesaria para modificar la Constitución.

No obstante, el Frente de la Familia consiguió promover un documento en calidad de iniciativa ciudadana que recibió luz verde en el Instituto Estatal Electoral para que la Ley Provida volviera a ser tomada en cuenta ante el pleno. Lo cual se concretaría en sesión del 12 de febrero último, cuando ahora sí se consiguieron los votos necesarios a fin de que el documento fuese aprobado ante el pleno.

Un día después, activistas del Frente de la Familia realizaron lo que llamaron “reconocimiento público” a los legisladores por promover el blindaje a la vida. Aunque al acto, sólo acudieron representantes del PAN.

Rebasar a la izquierda

Pero el tema de la familia tradicional no se ha conformado con congregar a partidos más ligados a su ideología política y también empieza a marcar agenda a aspirantes de la izquierda.

El caso más llamativo fue el de Arturo Ávila Anaya, aspirante de Morena por la presidencia municipal de Aguascalientes, quien el pasado 21 de abril firmó un pacto denominado “Mujer y vida”, que aunque oficialmente no está ligado al grupo ultraconservador, sí plantea propuestas similares en torno a su conservadurismo.

El suceso fue cuestionado por militantes de Morena, más partidario a respetar los derechos de la mujer. El denominado Frente Obradorista que ha impugnado la candidatura de Ávila Anaya se lanzó fuerte con el compromiso planteado por el candidato.

Mientras tanto, aún con la victoria conseguida por la aprobación de la Ley Provida el activismo de Carlos García Villanueva no se ha detenido en el proceso electoral y sigue manteniendo a la sombra de las candidaturas, ahora elevando a 21 puntos su plataforma de compromisos a candidaturas, pero manteniendo firmes sus posturas en contra del matrimonio igualitario y el derecho de la mujer a decidir.