Esto es lo que el color del whisky puede decirte sobre su sabor

Esto es lo que el color del whisky puede decirte sobre su sabor

Redacción

Por lo general, un whisky de color oscuro se asocia con aromas y sabores deliciosos, y con mucha madurez. Mientras que uno de tonalidad más clara, a menudo, se califica como joven e inmaduro, probablemente carente de cierta complejidad. Pero esto es simplemente incorrecto.

Sí, existen pautas generales en lo que respecta al color del whisky. Por ejemplo, la mayoría de las veces, cuanto más oscuro es el whisky, más añejo es. Un tono más profundo también sugiere una experiencia de sabor más intensa, lo que, en muchos casos, es correcto. No estarías completamente equivocado al cumplir con estos. Pero, como siempre, hay excepciones a las reglas. Muchas de ellas, en realidad.

Es importante entender cómo un whisky adquiere su color. Recuerda, el espíritu que fluye de los alambiques es claro. No tiene color alguno. No es hasta después de madurar en barricas de roble, que esta bebida se transforma en el líquido dorado que conocemos y amamos. Aquí está todo lo que necesitas saber sobre cómo juzgar el color de tu whisky.

¿Qué color puede tener el whisky y qué indican?

A medida que el whisky continúa evolucionando, la declaración de edad en la botella se ha vuelto menos importante de lo que era antes. Si bien las botellas más antiguas tienen un precio más alto, los bebedores ya no menosprecian los whiskies sin declaración de edad. Pero, ¿qué pasa con el color de un whisky? ¿Altera esto la opinión de los bebedores de la misma manera que lo hacía la edad? Vamos a ver.

Tipos de madera y carbonización

En el mundo del whisky hay muchos tipos de madera, el más visto es el roble. El roble americano y el europeo son los más utilizados, mientras que el japonés es una especie de tendencia y es más rara. El roble americano hace que el whisky se vuelva más ámbar, el europeo lo vuelve dorado claro y el japonés tarda mucho más que los otros dos en impactar el color. 

Otro factor es el nivel de carbonización (quemar el interior de la barrica) que se ha realizado, ya que esto afecta, en gran medida, la cantidad de color que se puede extraer en el whisky. Los envejecidos durante la misma cantidad de tiempo aquí pueden ver grandes diferencias de color según el tipo de madera que se use y cuánto se haya carbonizado el barril.

Borbón vs. Jerez

Más allá del tipo de madera, los barriles se definen por el líquido que contenían anteriormente. En la industria mundial del whisky, las barricas de bourbon y jerez son las más utilizadas. En pocas palabras, el líquido anterior es muy importante cuando se trata de color. 

Las barricas de jerez dejan el whisky con un aspecto más oscuro. Las barricas de bourbon imparten matices más claros. Las de vino blanco hacen poco por el color, mientras que las de oporto imparten un tono rosado. Uno podría tener 10 barriles diferentes de envejecimiento y cada uno tendrá su propio color único, ya sea más oscuro o más claro, dependiendo del líquido que contenía el barril antes.

Primer llenado vs. recarga

La industria del bourbon utiliza barricas que anteriormente no contenían ningún otro líquido (barricas vírgenes), por lo que será la primera vez que contengan líquido. Estos son nuevos, por lo que impartirán componentes de color y sabor rápidamente. 

En el whisky escocés, las barricas se pueden llenar primero, lo que significa que es la primera vez que el whisky entra en la barrica después de que se eliminó el líquido anterior, ya sea bourbon, jerez, vino u otro líquido. Un barril de recarga se ha llenado al menos dos veces, por lo que, el color impartido por la madera, disminuye. 

Puede suceder que de un barril de whisky de 30 años se obtenga uno tan claro como un vino blanco porque es un barril de recarga. Mientras que, de otra barrica de primer llenado de 15 años, se puede obtener una bebida tan oscura como el vino tinto. El sabor de ambos puede ser excelente, pero el color será diferente.