Este es el lado noble del tequila 

Este es el lado noble del tequila 

Redacción

Ciudad de México.-El tequila y su enorme tradición ancestral.

La forma en que se hace un tequila es diferente para cada marca, aun cuando hay un patrón a seguir. Cuando se habla de encontrar el lado noble, se piensa en un proceso hecho a mano cuidado minuciosamente por el ojo experto, lo que provoca que cada pieza sea única e inimitable, con sabores y texturas nunca antes vistas, a pesar de atravesar el mismo camino y que garantiza una experiencia sobresaliente a la de los productos elaborados en serie.

Para encontrar el lado más noble en el tequila, nadie sabe más que Casa Noble. Con sus plantíos de agave azul en la región de Nayarit, y espacio para su elaboración La Cofradía (Tequila, Jalisco), logran embotellar en cada bebida, el arte de crear con las manos.

Noticias Relacionadas

Todo comienza con la selección de las pencas de agave por expertos jimadores, que las cortan en un ángulo perfecto con su tradicional, y muy filosa, con de jima para desenvolver  y dejar a la vista el corazón del agave: la piña. Después, pasan un estricto control de calidad para ser metidas una a una a hornos de pared de piedra y base de ladrillo con capacidad de hasta 15 toneladas cada uno, sin dejar espacios vacíos para maximizar el área. Y en cuestión de 36 horas, se deja enfriar por alrededor de 5 horas para pasar a la extracción de las mismas.

Noticias Relacionadas

Tequila blanco, reposado y añejo

De aquí en adelante, se hace la fermentación y destilado y Casa Noble busca llevar a cada hogar lo mejor de la tradición e innovación con sus tequilas blanco, reposado y añejo.

Cuando hablamos de blancos, hablamos de algunas tequileras que destilan dos veces, pero Casa Noble lo hace tres para tener como resultado un tequila más limpio, suave, puro y noble.

En el tequila reposado para alcanzar notas de vainilla en equilibrio con el sabor del agave, lo tienen en crianza por 364 días en barricas de roble francés sin previo uso. Los días marcan la diferencia en el color intenso y brillante que atraviesa la botella.

Y el añejo, descansa por dos años en barricas de roble francés sin previo uso, creadas específicamente para el uso de Casa Noble, de aquí nacen los complejos y también misteriosos aromas de frutos secos, caramelo, roble tostado… en cada toma se encuentra algo diferente. Es un regalo del tiempo y la paciencia que se disfruta un momento a la vez.

En cada etapa de cada uno de estos procesos se mantiene el control de calidad para lograr que de las barricas salgan gotas perfectas, en diferentes densidades que recorran la copa a la hora de catar Tequila Casa Noble.

A este proceso, Casa Noble suma esfuerzos de sustentabilidad a través de composta con residuos de agave. Así es como se ve el resultado de siete generaciones y amantes del tequila, uno con integridad que vale la pena compartir y disfrutar un momento a la vez.

Con información de GL