Estas son las ventajas de contar con un dispositivo NFC

Estas son las ventajas de contar con un dispositivo NFC

Redacción

NFC son las siglas de Near-fild communication. En español lo podemos traducir como comunicación de campo cercano. Básicamente es eso, poder establecer una conexión inalámbrica entre dispositivos que se encuentran muy próximos. Esto permite principalmente intercambiar datos.

A diferencia de otras tecnologías de redes inalámbricas como pueden ser el Bluetooth o Wi-Fi, con el NFC vamos a tener un alcance muy limitado. De hecho lo normal es que no funcione más allá de unos centímetros (10-15 suele ser lo máximo). La comunicación se realiza mediante inducción y genera un campo magnético entre los dos dispositivos cuando se acercan.

Funciona en la banda de los 13,56 MHz. Otra diferencia importante frente a otras tecnologías es que no requiere licencia, ya que no va a interferir en otras comunicaciones. No ocurre como, por ejemplo, las frecuencias permitidas para el uso de las redes Wi-Fi. Pero claro, esto es así debido a la limitación que tiene.

Su funcionamiento básicamente consiste en acercar un dispositivo a otro. Ambos van a crear un campo magnético y aquí es donde entra en juego los dos modos que hay: activo y pasivo. En el primero, los dos dispositivos tienen energía y pueden generar su propio campo magnético. Por ejemplo el caso de dos teléfonos móviles. En el segundo caso, uno de los dos equipos no va a tener energía propia, aunque sí se aprovechará de la del otro dispositivo y poder así intercambiar datos. Esto ocurre, por ejemplo, con una tarjeta bancaria cuando la acercamos a un TPV.

Usos a nivel doméstico

La tecnología NFC es un poco desconocida para muchos todavía hoy en día. Sabemos cómo funciona, sabemos que la mayoría de los móviles pueden utilizarla, pero realmente no sabemos exactamente qué usos podemos darle, especialmente a nivel doméstico. Pero, como vas a ver, tiene bastante utilidad.

Vincular dispositivos

Uno de los usos es poder vincular dispositivos. Una ventaja clara del NFC frente a otras tecnologías como puede ser el Bluetooth, es su velocidad. Cuando haces un pago contactless, no tienes que esperar más que 1 o 2 segundos y listo. Piensa, por ejemplo, en la sincronización de unos auriculares. Por Bluetooth, que es lo más común, tarda un tiempo hasta que inician.

Lo que hace la tecnología NFC es permitir que esa sincronización sea más rápida. Puedes conectar el móvil a unos auriculares o altavoces que sean compatibles y establecer la comunicación rápidamente. Tendrás que asegurarte de adquirir un modelo que pueda funcionar con esta tecnología.

Identificación

La seguridad es muy importante a la hora de acceder a dispositivos o iniciar sesión. Tenemos muchos métodos de autenticarnos y también podemos usar la tecnología NFC para ello. Un ejemplo muy claro de confirmar que somos nosotros es a través del DNI, el cual podemos acercar a un lector NFC y así poder acceder gracias al chip que lleva.

Esto mismo sirve también para iniciar dispositivos, acceder a determinadas áreas, etc. Lo puedes usar a nivel doméstico, aunque generalmente se utiliza en oficinas para restringir zonas y evitar que cualquiera pueda entrar. Solo hay que acercar la tarjeta identificativa al lector y listo.

Conectar el Wi-Fi

Aquí vas a tener dos opciones: usar una etiqueta NFC para que otra persona se conecte al Wi-Fi al pasar el móvil por encima o utilizar un router compatible que ya tenga esta tecnología. Con ambas opciones, un invitado va a poder conectarse a la red inalámbrica fácilmente.

En el primer caso vas a necesitar una etiqueta NFC, que básicamente es un pequeño chip que puede ser una pegatina incluso. Vas a configurarla a través de alguna aplicación compatible, como puede ser NFC Tools, que permite configurar tareas para una etiqueta. Allí tendrás que asignar el SSID o nombre de red, así como la clave de acceso.

Otra opción es que directamente el router sea compatible con la tecnología NFC. Si tienes un aparato antiguo, esto no será posible. Si tienes uno más reciente, dependerá del modelo. Esto permite que otra persona simplemente tenga que pasar el móvil por encima y poder conectarse a la red.

Cargar pequeños aparatos

Otro uso del NFC a nivel doméstico es poder cargar determinados dispositivos. Es algo muy reciente y la verdad es que todavía no se aplica mucho, pero es una opción más que puedes tener y que tal vez en unos años se extienda aún más y realmente se convierta en algo muy común.

Esta tecnología permite cargar pero de forma muy lenta. Por ello, únicamente es viable para baterías que son muy pequeñas, como algunas pulseras inteligentes por ejemplo. Por el momento es totalmente inviable para, por ejemplo, cargar un teléfono móvil o una tablet, ya que la batería en estos casos es mucho mayor.

Pasos para usarlo en el móvil

Pero si hay un dispositivo donde el uso del NFC es muy importante es el teléfono móvil. En primer lugar tienes que saber que no todos los teléfonos van a ser compatibles, aunque los más recientes la mayoría sí lo son. Por tanto, si has comprado un móvil hace no demasiado tiempo, seguramente puedas configurar esta tecnología.

Para poder usarla no difiere mucho de cualquier otra, como puede ser el Bluetooth o el Wi-Fi. Los pasos a seguir pueden variar ligeramente según la versión del móvil, pero generalmente vas a tener que ir a Ajustes, entrar en Conexiones y allí ir a NFC, Pagos NFC o similares. Verás una pestaña para activar o desactivar.

Simplemente tendrás que darle a Activar en caso de que no lo esté y ya podrás usar la tecnología NFC en tu móvil. En cualquier momento puedes desactivarla, si quieres ahorrar batería (aunque realmente consume muy poco tenerlo activado) o por seguridad, para evitar conexiones indeseadas.

Una vez lo tengas activado vas a poder aprovechar esta tecnología en tu dispositivo móvil. En los últimos tiempos, debido al auge de los pagos sin contacto, se ha convertido en algo muy utilizado. Estos son los usos principales del NFC en el móvil:

  • Realizar un pago: sin duda es el uso más común. Simplemente tienes que configurar tu banco para que puedas realizar pagos por NFC a través de Google Pay y otras aplicaciones similares y listo. Pasas el móvil por el TPV y se realiza la transacción como si fuera una tarjeta.
  • Sacar dinero del cajero: algo similar ocurre con los cajeros automáticos. No necesitas usar la tarjeta, sino simplemente acercar el móvil y rápidamente te reconocerá y podrás sacar dinero o realizar cualquier tarea en tu banco.
  • Usar el móvil como llave: otro uso que permite el NFC en el móvil es usarlo como llave. Por ejemplo para entrar en casa, en la oficina o incluso abrir el coche. Es algo que todavía no está muy implementado, pero existe.
  • Leer el DNI: si necesitas sacar algún documento público o realizar alguna tarea donde tengas que identificarte o incluso pedir cita para el médico desde el móvil, vas a tener que verificar de alguna manera que eres tú. Una de esas opciones es simplemente leer el DNI por NFC con el móvil.

Seguridad de la tecnología NFC

¿Es segura la tecnología NFC? Puede que entren dudas cuando vemos que simplemente con poner el móvil sobre una TPV podemos realizar pagos. ¿Y si alguien acerca una TPV de forma intencionada a nuestro bolsillo y se ejecuta una transacción? Esto es algo que muchas veces se preguntan los usuarios, de la misma manera que pasa con las tarjetas bancarias físicas.

Pero lo cierto es que es una tecnología bastante segura. Precisamente el hecho de que solo funcione desde una distancia muy, muy corta hace que esto que mencionamos sea algo extremadamente raro. Pero sí, podría pasar. No obstante, si pruebas a pasar la tarjeta o el móvil en la puerta del metro en ciudades donde lo permiten o simplemente en un cajero, verás que solo funciona justo cuando lo pasas casi pegado. Incluso a veces hay que darle la vuelta al móvil para que haga contacto bien.

En cualquier caso, si quieres aumentar al máximo la seguridad puedes tener en cuenta algunas cosas. Por ejemplo, existen fundas que bloquean la conexión de las tarjetas bancarias. Simplemente la guardas en esa funda en la cartera y aunque lo pongas en un TPV pegada no funcionaría.

También puedes simplemente apagar el NFC en el móvil y únicamente activarlo cuando vayas a usarlo. Incluso está la opción de que únicamente permita pagar cuando tengas la aplicación abierta. Esto aporta un plus de seguridad y evitarías pagos accidentales si, por ejemplo, estás en un lugar muy concurrido y alguien pasa pegado a ti con un TPV.

En definitiva, como has podido ver la tecnología NFC es muy útil hoy en día. Tiene diferentes usos tanto a nivel doméstico como también en el móvil. Es una opción segura de poder conectar dispositivos, realizar pagos, identificarte… Con el paso del tiempo van a ir surgiendo nuevas posibilidades.

Con información de Redes Zone