Esta es la razón por la que tus oídos se tapan cuando viajas en avión

Esta es la razón por la que tus oídos se tapan cuando viajas en avión

Redacción

Cuando estas a bordo de un avión y comienzan a despegar, tus oídos comienzan a perder su capacidad de escuchar y sientes un pequeño tapón dentro de ellos, el cual provoca un dolor que se intensifica de a poco.

Esto se debe a la superficie del planeta, que está constituida por una espesa “sopa” atmosférica que genera esa sensación en tus oídos. Es una reacción similar a la que causa el agua, aunque solo tiene una pequeña fracción de su densidad.

Nuestro cuerpo sabe cómo adaptarse a esas condiciones. Existe un canal que va de la garganta llamado trompa de Eustaquio, el cual es el responsable de facilitar que el aire vaya del oído interno a la garganta. Los tubos se unen al tensor de los músculos veli palatini en el paladar blando. El “pop” que se escucha es el momento cuando las presiones se igualan.

Al estar a bordo de un avión, la presión adentro disminuirá mientras permanece constante la del oído interno, lo que provoca que el tímpano comience a abultarse hacia afuera.

En el caso de salir a bucear la mayor presión del oído externo genera que el tambor se abulte hacia adentro. En cualquiera de los casos se presenta una reducción de la capacidad auditiva debido a que la membrana no transmite el sonido, generando la sensación de estar taponado.

Cuando la persona traga fuerte, por ejemplo, la trompa de Eustaquio se abre sola, pero al presentarse una infección del tracto respiratorio es probable que no se abran debido a que la garganta está hinchada. Al estar cerrado no hay una ecualización de la presión, lo que será muy incómodo al viajar en avión.

En caso de sufrir un resfriado el consejo es llevar un descongestionante previo al despegue para minimizar la cantidad de moco que hay en la garganta. Otras recomendaciones a aplicar cuando la persona sienta que la presión comienza son las siguientes:

  • Mantener la boca y la nariz cerrada
  • Mover la cabeza a la derecha hasta que la barbilla esté en contacto con el hombro
  • Tragar fuerte hasta sentir que en la oreja izquierda haga “pop”
  • Girar la cabeza a la izquierda para que la barbilla toque el hombro
  • Tragar para que la oreja derecha alivie la presión
  • Seguir haciendo los movimientos hasta que el avión alcance la altitud crucero. Iniciar de nuevo el proceso cuando el avión inicie el descenso

Con información de Grandes Medios