En promedio 45 minutos tarda una ambulancia en atender reportes en Aguascalientes

En promedio 45 minutos tarda una ambulancia en atender reportes en Aguascalientes

OES

Aguascalientes, Ags.- Delicada situación presenta actualmente el servicio de emergencia ante la falta de ambulancias y de personal, aunado a que durante la pandemia (COVID19) fueron asignadas algunas unidades para realizar traslados de infectados a los hospitales.

Ante más de 1.4 millones de habitantes, paramédicos del ISSEA, 080 y de la Cruz Roja hacen todo lo posible por atender la totalidad de los reportes y en ocasiones tardan en llegar hasta 45 minutos. La falta de recursos materiales y de personal hace que el sistema se sature.

Esta problemática se agravó con la pandemia puesto que el Hospital Tercer Milenio y el Hidalgo, tuvieron que reconvertirse para atender a pacientes que estuvieran contagiados por el coronavirus, lo que ha provocado que los heridos sean trasladados a hospitales generales de los municipios como Rincón de Romos, Pabellón de Arteaga y Calvillo.

Fue durante la noche del pasado domingo que mandos del Instituto de Servicios de Salud del Estado de Aguascalientes, ISSEA hicieron saber mediante un mensaje enviado a un grupo de Whatsapp que ya no recibirán a los pacientes en nosocomios de la entidad y quienes tuvieran alguna urgencia diferente a lo de la pandemia tendrían que ser
trasladados a los otros centros de salud fuera de la capital.

Esta semana el Gobierno del Estado adquirió 3 ambulancias nuevas para el ISSEA lo que representaría en gran medida un apoyo sin ver los problemas con los que cuenta al interior de la dependencia.

Cabe recalcar que en los últimos meses paramédicos del ISSEA en reiteradas ocasiones han optado por realizar paros laborales y protestar ante la falta de bases y de un sueldo digno por lo que siguen buscando mejoras en su entorno laboral. 

Por último hay que señalar que los bromistas que llaman para reportar hechos falsos lastiman de manera enorme del despliegue de recursos humanos y materiales. Es ahí donde la autoridad se ha visto blanda a la hora de aplicar sanciones a estas personas que ponen en riesgo la vida y la salud de los demás.