En este país siempre se pregunta por la edad de las personas

En este país siempre se pregunta por la edad de las personas

Redacción

En su primer viaje a Corea del Sur, el británico Joel Bennett, de entonces 23 años de edad, agradeció a la dueña del restaurante en el que había comido. Le dijo gomawo, que normalmente se traduciría como “gracias”.

Sin embargo, el joven no se había dado cuenta de que había utilizado la versión casual e informal esa palabra, ya que en el país que se tomaría como una forma insultante y grosera de decir “gracias”, especialmente hacia la dueña que tenía casi 60 años.

El coreano es un sistema lingüístico complejo con múltiples niveles de habla y ha sido descrito como una de las lenguas más complicadas del mundo, ya que requiere evaluar constantemente la edad, el estatus social y el nivel de intimidad en la relación con el destinatario.

Esa es la razón por la cual en Corea del Sur, poco después de conocer a alguien, invariablemente se le pedirá que revele su edad.

Compartir libremente su edad o su año de nacimiento no es simplemente una convención social. Es un contrato social que establece el orden y la jerarquía entre los hablantes.

Y es que incluso la diferencia de un año puede dictarlo todo, desde la forma en la que las personas se hablan hasta la manera en la que comen y beben en compañía.

“El factor número uno para determinar qué estilo de habla usar es la edad”, explicó Jieun Kiaer, profesora de lengua y lingüística coreanas en la Universidad de Oxford.

“Es por eso que la gente siempre se pregunta la edad entre sí. No porque estén necesariamente interesados en cuántos años tiene el otro, sino porque realmente necesitan dar con el estilo de habla adecuado”, agregó.

El sistema lingüístico coreano de honores tiene hasta siete niveles de estilos de habla y escritura.

Pero la conversación cotidiana se puede dividir en dos: banmal, la forma casual e informal; y jondaemal, la más formal y deferente, que generalmente se expresa agregando la terminación “yo” a una oración.

Hay una serie de matices y factores a considerar: el contexto; el estatus socioeconómico de los hablantes; el nivel de intimidad; y si se encuentran en un entorno público o privado.

De hecho, todo es tan confuso que incluso los hablantes nativos de coreano pueden equivocarse.

Asimismo, hay una serie de gestos y comportamientos no verbales que corresponden a lo que se espera de quien está en el peldaño más bajo de la jerarquía social.

Algunas formas de demostrar respeto son:

  • Al dar y recibir dinero, hazlo con las dos manos.
  • En caso de duda, utiliza siempre un estilo de habla formal y educado, independientemente de tu edad.
  • En general, terminar oraciones con “yo” y “nida” denota la forma cortés, jondaemal
  • Agrega el sufijo nim a los nombres y títulos para mostrar respeto.