Low section view of a businessman and a businesswoman flirting in an office

El “petting”; sexo con ropa

LaVerdad.es

En el sexo no todo es penetración ya que existen una infinidad de técnicas para disfrutar de nuestra vida sexual. Una de ellas, es el ‘petting’, lo que tradicionalmente se asocia a tener sexo con ropa. Vamos besos y caricias de manera que suba la temperatura y no se apague el fuego.

Según los expertos, esta práctica es totalmente saludable porque te ayuda a tener un momento placentero sin necesidad de que haya contacto directo con el pene. Los que se aventuren a realizar esta técnica podrán dedicarle más tiempo a las caricias y los besos, algo que en el acto sexual, a veces, se suele dejar de lado.

¿Por qué practicarlo? Te damos cuatro motivos para que practiques el ‘petting’ con tu pareja.

1. Sexo seguro

Está claro que evitaremos enfermedades de transmisión sexual y, un embarazo no deseado. Imaginate que no tienes preservativos o llevas poco tiempo con tu chic@, pues ya tienes una excusa perfecta para hacer el sexo con ropa.

2. Imaginación por doquier

Al no tener que ir a saco directamente puedes explorar una infinidad de besos, caricias y todo lo que la imaginación te permita.

3. Más morbo

Por regla general deseamos lo que no podemos tener. La excitación te llevará al deseo de querer penetración, pero no “podrás”. De manera que el morbo con tu pareja aumentará y la próxima vez disfrutaréis más.

4. Recuperando besos

¿Recuerdas los primeros besos con tu chico? Aquellos besos en la boca, en el cuello, y sobre todo, aquellos que te daba con su boca mientras recorría tu cuerpo con su boca, podrías recuperarlos. No es que los hubieras perdido, pero si habían descendido. La pasión renacerá de nuevo.