El oscuro pasado de Reynoso Femat como alcalde de Aguascalientes

El oscuro pasado de Reynoso Femat como alcalde de Aguascalientes

Gilberto Valadez

A más de dos décadas de haberse convertido en el segundo panista en gobernar la presidencia municipal de Aguascalientes, Luis Armando Reynoso Femat busca una segunda oportunidad y ya levantó la mano para ser tomado en cuenta como candidato para las elecciones correspondientes de 2021.

Pese a que el propio Partido Acción Nacional ha mostrado sus reservas en cuanto a tomar en serio las aspiraciones de Reynoso Femat, lo cierto es que su paso como alcalde capitalino tiene numerosas deudas en cuanto a casos de intolerancia, cerrazón, acuerdos de última hora y pleitos con sus compañeros blanquiazules.

Hasta uno de los que se considera mayores éxitos, la mudanza del Club Necaxa, tiene aspectos cuestionables en la forma en que de última hora y con sigilo se donaron los terrenos al entonces equipo de Televisa.

Del PRI al PAN

Originario de la ciudad Aguascalientes donde nació el 15 de agosto de 1957, Luis Armando tuvo primero antecedentes en el PRI. Su padre, Felipe Reynoso Jiménez, alcanzó la presidencia municipal de Aguascalientes en los años setentas y posteriormente su hijo militó en el tricolor e incluso apoyó las aspiraciones de Luis Donaldo Colosio, el malogrado candidato priísta asesinado en marzo de 1994

Lo sorprendente en el éxito de Luis Reynoso no eran sus antecedentes priístas, sino una militancia de escasos dos años en Acción Nacional y que resultó suficiente para arribar a su primer puesto político de relevancia, ganando las votaciones por la alcaldía capital en 1998 cuando se convirtió en el segundo panista en ser alcalde de la capital luego del paso de Alfredo Reyes, quien gobernó un trienio antes.

La victoria de Luis Armando se dio a la par con el triunfo del empresario abarrotero Felipe González, quien ese 1998 se convirtió en el primer gobernador emanado del PAN. Precisamente el alcalde tuvo diversos enfrentamientos con el mandatario por el control de la Feria de San Marcos. El 24 de abril de 1999, se registró una balacera en el palenque de la ciudad, con saldo de algunos lesionados, apenas cuatro días después el alcalde amagó con quitarle las riendas de la Feria al gobierno para el siguiente año, pero González le reviró diciendo “este no es un programa de complacencias”.

No obstante, al poco tiempo, la administración de Reynoso fue cuestionada también en materia de seguridad. El 1 de junio de 1999, Ricardo Hernández Luévano, agente de la misma policía municipal, fue acusado por abusar de una mujer en Colinas del Río. Aunque en principio fue detenido, después se le liberó. Luego se supo que el propio titular de la corporación, Luis Rubio Higuera, era padrino del supuesto violador.

La cerrazón

A Reynoso Femat no se le dio mucho por escuchar a los críticos, ya fuesen de la oposición o estudiantes ajenos a los partidos.

Para junio de 2001, el presidente municipal anunció un plan de “modernización” en el primer cuadro de la ciudad incluyendo la demolición de fincas con varios años de antigüedad. Ante ello, estudiantes de Historia de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA) enviaron misivas a la oficina del alcalde para evitar la caída de construcciones erigidas en el siglo XVIII. Reynoso nunca se tomó la molestia de contestarles.

Por su parte, la dirigencia local del Partido del Trabajo (PT) acusó a Reynoso por disponer el retiro de propaganda partidista de Cuauhtémoc Cárdenas en la campaña presidencial de 2000. Mientras que el 22 de mayo de 2001, el dirigente de la Federación de Trabajadores de Aguascalientes, Alfredo González González, denunció que Reynoso “violó el artículo 123 constitucional, negándose a escuchar demandas de pequeños comerciantes y tianguistas, fomentando el divisionismo y creando otros grupos para entrar en conflicto con los ya existentes”.

Mientras en el propio Cabildo de Aguascalientes, hubo quejas similares. Cuando en agosto de 1999 fue avalado un incremento presupuestal, regidores del PRD y del Partido Verde manifestaron que no hubo aumentos ni en seguridad, ni para educación. Al final, la mayoría del PAN se impuso.

La intolerancia

Pero el mayor escándalo en la gestión municipal de Reynoso Femat tuvo alcances nacionales. Durante agosto de 2000, diversos medios denunciaron que en Aguascalientes se prohibía el acceso a homosexuales en balnearios públicos.

Para ello, el director de Reglamentos del Ayuntamiento, Jorge Álvarez Medina, le echó más gasolina al fuego cuando durante una entrevista por televisión negó que permitiría el acceso de gays en su oficina. Esto derivó en una serie de manifestaciones de grupos de la diversidad sexual quienes declararon a Aguascalientes “la capital mundial de la intolerancia”.

Las manifestaciones de gays se prolongaron durante algunos días hasta que Reynoso Femat ofreció disculpas a nombre de la administración, pero rechazó la demanda de los homosexuales para cesar de su puesto a Álvarez Medina.

La sombra

Uno de los méritos que suele asociarse a la administración municipal de Luis Armando Reynoso, fue concretar la mudanza del Club Necaxa a Aguascalientes. Pero hasta ese punto tiene sus claroscuros.

El Necaxa tenía como sede el Estadio Azteca, de la Ciudad de México, pero sin mayor arraigo en la gran urbe. Ante ello, el municipio de Aguascalientes ofreció desde la construcción de un nuevo estadio y una casa club para la mudanza del equipo que se formalizó en octubre de 2001.

Meses antes de anunciarse, nació el Patronato de Fomento al Futbol de Aguascalientes (PFFA) mediante la escritura pública número 772, volumen número 12, pasando ante la fe del notario público número 47, Mario Luis Ramos Olvera, establecido en fecha 11 de abril de 2001.

El simple nombre parecía una broma, promocionando al deporte con mayor difusión, y más de un equipo que entonces pertenecía a la televisora más poderosa de México. Al poco tiempo, Reynoso Femat casualmente apareció como presidente honorario y principal imagen ante los medios. Algunos de los integrantes del Patronato también eran funcionarios públicos al momento de establecerse la asociación civil, como Raúl Cuadra, Secretario de Finanzas en el municipio de Aguascalientes.

Con el tiempo encima ante la conclusión de su puesto que cerraba el 31 de diciembre de 2001, Reynoso Femat se puso a trabajar contra reloj y entregarle toda una charola de plata a Televisa y su equipo de balompié. De esta forma, el lunes 10 de diciembre, el Cabildo registró una sesión extraordinaria con el fin de autorizar la donación de un predio de más de 86 mil metros cuadrados, que en el papel serían entregados al Patronato de Fomento al Futbol para beneficio del Necaxa. El dictamen fue puesto a consideración y hubo hasta regidores que exclamaron: “aprobemos a ojos cerrados”.

También el Cabildo hizo entrega del Estadio Municipal, anteriormente de uso público, para la construcción del llamado Estadio Victoria, para beneficio casi exclusivo del equipo de futbol que al paso de los años inclusive descendió de categoría.

Reynoso hizo uso hasta de su imagen en el Estadio Victoria y eventualmente ganaría la gubernatura en 2004, donde terminó enemistado con la presidencia del PAN que en diciembre de 2006 intentó en vano expulsarle de sus filas. Luis Armando dejó la gubernatura en 2010, en manos del PRI, y a los pocos años fue acusado y sentenciado por supuesto peculado con recursos públicos.

Años después, y con esos antecedentes, Luis Armando Reynoso intenta ser de nuevo presidente municipal de Aguascalientes. Panorama que incluso ha minimizado Gustavo Báez, actual dirigente estatal del PAN.

“Cada quien sabe su pasado y sabe sus condiciones para saber si es elegible o no es elegible”, declaró el presidente local del Partido Acción Nacional, en referencia al autodestape de Reynoso,